Lima, 27 de enero de 2008

 
   
 

“Jesús busca a cada uno en su lugar y te dice: «Sígueme»”

El Cardenal Juan Luis Cipriani, durante la Santa Misa del domingo del 27 de enero, recordó que “Jesús busca a cada uno en su lugar, en ése rincón donde estamos y te dice: ¡Sígueme!, porque te voy a llevar a ese mundo donde estoy yo, dónde hay paz, alegría y amor”. A la celebración Eucarística acudieron los miembros de la Vicaría Episcopal IV a cargo de Monseñor Adriano Tomasi, obispo Auxiliar de Lima.

Durante la Eucaristía, el Arzobispo de Lima indicó que no puede haber vida si es que no hay unión con Cristo, para lo cual se requiere preguntarse: “¿Qué cosa hay en mi interior?, pues es de allí de donde salen los buenos pensamientos, las buenas acciones, ilusiones, decisiones y perseverancia. Todo eso brota de dentro y se expresa”, manifestó.

Seguidamente, el Pastor de Lima señaló que cuando se habla de educar “no solamente tengo que aprender un idioma, o cómo se cura a un enfermo; la grandeza de la educación es formar a ese hombre y a esa mujer en el interior, en donde hay buenos sentimientos y un afán de ayuda al prójimo insaciable”, recalcó.

Del mismo modo, el Cardenal Cipriani recordó que la Arquidiócesis de Lima está promoviendo la “Gran Misión de Lima” la cual tiene como propósito “ir preparando una nueva luz en la mente, conociendo mejor nuestra fe; en la palabra, sabiéndola enseñar a los demás; en el corazón, dando ejemplo, pues, cuando el ejemplo va unido con la palabra es una maravilla”, expresó.

Finalmente, el Primado de la Iglesia peruana, pidió a Santa María, la virgen Madre de Dios, nos ayude en la Gran Misión de Lima “a llevarnos a conocer a Jesús y a hablar de Él con nuestra obras, pues como dice el Papa Juan Pablo II toda la vida Cristiana es hacer la voluntad de Dios, buscar la Santidad”.

 

   
 

Sala de Prensa
Plaza Mayor s/n. Lima. Tlf. 427-1217
prensa@arzobispadodelima.org

   
 

[Notas del Arzobispado de Lima] [Homilías del Cardenal Cipriani]
[El Santo Padre] [Archivo Arzobispal] [Notas sobre el Legado Riva Agüero]