Lima, 04 de febrero de 2008

 
   
 

“Cristo es la respuesta a todos nuestros problemas”

Este domingo 03, el Cardenal Juan Luis Cipriani celebró la Santa Misa por la Festividad de la Virgen de la Candelaria, con la presencia de diversos representantes de la comunidad puneña, en la Basílica Catedral de Lima.

“Debemos trabajar, luchar y esforzarnos teniendo siempre la mirada en el reino de Dios, que no es otra cosa que identificarse con Cristo. Muchas veces lo que aquí es un fracaso, una condena y algo mal visto, resulta que es el camino para ir al reino de los cielos”, señaló el Pastor de Lima en su homilía dominical.

Agregó que las bienaventuranzas son un estilo de vida, “es un código de la moral del Evangelio de como se debe comportar un hijo de Dios en la tierra, mirando a ese destino eterno”.

Manifestó que tenemos que descubrir el sentido cristiano del sufrimiento y abrazarnos a él. “No se trata de huir de lo que nos cuesta, de las enfermedades o de las situaciones que nos hacen pasar malos momentos. Hay sufrimientos que son cristianos, que son camino de alegría y son la senda para la vida eterna”.

Mencionó que Jesús nos dice que ese amor humano cristiano es limpio y hermoso. “Por ello, debemos atrevernos a amar limpiamente, a ser libres, a descubrir ese amor hermoso y a sembrarlo a nuestro alrededor”.

También dijo que la justicia no basta, hace falta la misericordia. “Sembremos en nuestro corazón esa dimensión que es resultado de la justicia iluminada por la caridad. Tomemos una acción decidida para que la misericordia nos impulse a sembrar la paz en lo familiar, social, laborar, social y político, a nivel nacional e internacional”.

Por otro lado, el Cardenal Cipriani afirmó que la Iglesia no hace política, sino que enciende la luz para dar algunas reflexiones y principios, como proteger y amar la vida desde su concepción hasta su muerte natural, o sostener que la familia y el matrimonio son una célula natural y un punto esencial para la marcha de una sociedad.

“No es que la Iglesia condene y destruya a los que están en una situación diferente, pero enseña, sin descanso y sin ataques, que estos principios de la Doctrina Social deben iluminar las respuestas políticas que cada uno puede escoger dentro de la moral de la Iglesia”, expresó.

Al concluir, el Arzobispo de Lima afirmó que este programa de vida, retrato de Cristo, sólo es posible con una intimidad en la oración, en la confesión frecuente y en la Eucaristía. “Dejemos que ese mensaje transforme nuestra vida desde el Señor. Por eso, la Iglesia no se cansará de repetir: Cristo es la respuesta a todos nuestros problemas”.

   
 

Sala de Prensa
Plaza Mayor s/n. Lima. Tlf. 427-1217
prensa@arzobispadodelima.org

   
 

[Notas del Arzobispado de Lima] [Homilías del Cardenal Cipriani]
[El Santo Padre] [Archivo Arzobispal] [Notas sobre el Legado Riva Agüero]