Lima, 16 de febrero de 2008

 
   
 

Nueva ordenación diaconal

El sábado 16 de febrero, el Cardenal Juan Luis Cipriani consagró a un nuevo diácono de la Asociación Pública de Fieles Hijos de Santa Ana en la parroquia “Nuestra Señora de la Caridad” en el distrito de Pueblo Libre.

El Arzobispo de Lima invitó al nuevo diácono, Hermano Martín Villanueva Medina a vivir la virtud de la humildad. “Te pido que vivas la virtud que es la base de todas las demás: la humildad. Una humildad activa, es decir que si de verdad crees en la acción de la Gracia, pues privilegies los sacramentos, la oración, la lectura de la Palabra de Dios, porque solo de allí viene la primacía de la Gracia”, exhortó.

“Vive esa humildad y que te lleve a darte cuenta que eres un instrumento de la Gracia. A través nuestro, el Señor quiere llegar a muchas almas. Se fiel, limpio, generoso, entregado, eso es lo que hoy la Iglesia te pide: que seas un buen instrumento en las manos de Dios para que el Espíritu Santo actúe lleno de frutos a través de tu ministerio diaconal”, prosiguió el Pastor de Lima.

El Cardenal Cipriani recordó que el hermano Martín Villanueva es uno de los primeros frutos vocacionales de la Asociación Pública de Fieles Hijos de Santa Ana. “Eres de los primeros de tu institución y por lo tanto la formación, el ejemplo, tu manera de vivir la liturgia, de comportarte como hombre consagrado, como ministro de la palabra de Dios y de la Eucaristía marcará la huella de toda la institución”, manifestó.

El Arzobispo de Lima también recordó que el hermano Martín deberá trabajar unido a sus superiores y obispos en la localidad donde le toque desempeñar su ministerio. “Quiero recordarte de manera muy especial que la fidelidad, la obediencia, el estar unidos a tus superiores y al obispo donde trabajes será esencial para la vida, quien se separa del tronco se muere”, reconoció.

“Por ello es de enorme importancia ser fiel, humilde, obediente, cuidando hasta el mínimo detalle de todo lo que está establecido en las constituciones. Por eso hermano, ¡fidelidad heroica constante!, hasta en los detalles más pequeños: vestimenta, liturgia, horarios, oración, vida en comunidad”, dijo el Pastor de Lima.

Finalmente, el Arzobispo de Lima pidió al nuevo diácono a no acostumbrarse a la rutina de su trabajo eclesial. “No te acostumbres a confesarte, a administrar la Eucaristía, a leer la Palabra de Dios, a atender a tus hermanos. No tienes un grado superior, ahora debes servir más que nunca. Pídele a Santa María que te ilumine el alma de humildad, y de esa manera serás un hombre fiel, alegre, trabajador, y tu labor será bendecida con muchos frutos”, mencionó.

Concelebraron con el Cardenal Cipriani el Padre Roso Fernández, párroco de la parroquia “Jesús Resucitado” de Independencia; el Padre Patricio Moraleda, Superior del Juniorato; el Padre Manuel Gonzalo, Superior Mayor de la Asociación Pública de Fieles Hijos de Santa Ana; así como también sacerdotes amigos de esta joven institución de la Iglesia.

   
 

Sala de Prensa
Plaza Mayor s/n. Lima. Tlf. 427-1217
prensa@arzobispadodelima.org

   
 

[Notas del Arzobispado de Lima] [Homilías del Cardenal Cipriani]
[El Santo Padre] [Archivo Arzobispal] [Notas sobre el Legado Riva Agüero]