Lima, 02 de julio de 2008

 
   
 

San Pablo: dedicación a Cristo, apertura a la Humanidad

El Papa Benedicto XVI abrió en la audiencia general de este miércoles 02 de julio un nuevo ciclo de catequesis dedicado al apóstol San Pablo, a quien está dedicado el "Año Paulino", inaugurado el pasado 28 de junio y que concluirá el 29 de junio de 2009. La audiencia se celebró en el Aula Pablo VI y contó con la presencia de 8 mil personas.

Pablo, dijo el Papa, es "ejemplo de dedicación total al Señor y a su Iglesia y de gran apertura a la humanidad y sus culturas. (...) Para comprender lo que tiene que decir a los cristianos de hoy, consideraremos ante todo el ambiente en que vivió y actuó, (...) que bajo muchos aspectos (...) no es muy distinto al nuestro".

El Apóstol de las Gentes, explicó Benedicto XVI, procedía "de una cultura precisa y circunscrita, ciertamente minoritaria, que es la del pueblo de Israel y su tradición, (...) que se distinguía netamente del ambiente circundante. Esto tenía dos resultados: o la burla, que podía desembocar en la intolerancia, o la admiración". Por otra parte, dos factores favorecieron el empeño de Pablo: la difusión "de la cultura helenista, que después de Alejandro Magno pasó a ser patrimonio común del Mediterráneo oriental y de Oriente Medio" y "la estructura político administrativa del Imperio Romano", que "representaba un tejido de unificación común".

"La concepción universal propia de la personalidad de San Pablo -comentó el Papa- debe ciertamente su impulso de base a la fe en Jesucristo, (...) sin embargo, la situación histórico-cultural de su época y de su ambiente influyó sobre sus decisiones y su compromiso".

El Papa recordó que a Pablo se le llama también "hombre de las tres culturas, teniendo en cuenta su matriz judaica, su lengua griega y su prerrogativa de "civis romanus", como atestigua su nombre de origen latina". También es de notar el influjo "de la filosofía estoica, dominante en tiempos de Pablo, (...) en la que "se encontraban valores altísimos de humanidad y sabiduría que serán recogidos por el cristianismo". Asimismo, "en tiempos de San Pablo, había una crisis de la religión tradicional, por lo menos en sus aspectos mitológicos y cívicos".

Al final de esta primera incursión en el ambiente cultural del siglo I de la era cristiana, Benedicto XVI afirmó: "No es posible comprender adecuadamente a San Pablo sin situarlo en la atmósfera, tanto judía como pagana, de su tiempo. De este modo, su figura adquiere una hondura histórica e ideal, que nos revela que compartía ese ambiente, afrontándolo también de forma original".

"Todo esto es igualmente válido -concluyó-  para el cristianismo en general, del que el apóstol Pablo es un paradigma de primer plano, de quien todos tenemos todavía tanto que aprender y este es el objetivo del Año Paulino: aprender de San Pablo, la fe, Cristo. Aprender finalmente el camino para una vida justa".

Fuente: Vatican Information Service.

   
 

Sala de Prensa
Plaza Mayor s/n. Lima. Tlf. 427-1217
prensa@arzobispadodelima.org

   
 

[Notas del Arzobispado de Lima] [Homilías del Cardenal Cipriani]
[El Santo Padre] [Archivo Arzobispal] [Notas sobre el Legado Riva Agüero]