Lima, 16 de julio de 2008

 
   
 

“Urge recuperar el verdadero rostro de la fe”: Misa en Vísperas de la Fiesta del Carmen

“María, tú que eres el modelo más perfecto y atractivo de la fe en Cristo, danos fortaleza para que aspiremos a las cosas de Dios a través de la familia, el trabajo, la enfermedad, la vida diaria y esos momentos de oración personal donde escucho a Jesús”, invocó el Cardenal Juan Luis Cipriani durante la misa por las vísperas de la Solemnidad de la Virgen del Carmen, el miércoles 15 de julio.

Durante su homilía, el Arzobispo de Lima reconoció la importancia de la advocación de la Virgen del Monte Carmelo para los fieles peruanos. “Cuando celebramos la advocación de la Virgen del Carmen, hablamos de un nombre de María, que en el Perú es el más conocido, y a lo largo de ocho siglos ha ido cumpliendo”, señaló durante la Santa Misa celebrada en la Parroquia San José de los Carmelitas Descalzos en Jesús María.

El Pastor de Lima resaltó la importancia del amor sincero a María como vínculo directo para llegar a Cristo. “El amor a María es lo que nos introduce en la intimidad, en la familiaridad, en la cercanía con Jesús. Cuando falta esa señal de una devoción tierna, de amistad íntima con María no es fácil llegar a Jesús”, mencionó.

“Uno se pone a pensar en esa devoción de amor a María que atraviesa el mundo entero y te pregunto si pasa por tu corazón, con hechos, con obras. No te pierdas el amor de Madre que es tan importante para desarrollarnos como buenos hijos. Es muy difícil perseverar sin amor a María. Si quiero ser hijo en Cristo, pues una gran puerta es María”, exhortó el Cardenal Cipriani.

Coherencia de vida cristiana

El Pastor de Lima indicó que “urge recuperar y presentar al mundo de hoy el verdadero rostro de la fe”, y para ello invitó a los fieles a dar testimonio de coherencia entre su fe y su vida.

“Jesús, ¡qué te vea!, por la conducta, por la entrega, por el amor, por el dolor, ¡qué te vea Señor!, que no se nos pase esta época ya larga donde ese verdadero rostro de la fe está borroso. Si tienes fe, muéstrame tus obras”.

“Que el mundo vuelva a tener la sensibilidad por la cual se emociona ante lo sobrenatural; ante el misterio de la Eucaristía, no somos protagonistas de nada. Nuestro protagonismo es ser hijos de Dios, y somos hijos de Dios en Cristo, con Cristo y por Cristo, con María, en María y por María. Madre mía, que seamos coherentes, que la fe la pongamos en práctica en el trabajo, el carácter y para eso necesitamos con frecuencia la confesión y la Eucaristía”, prosiguió.

La oración predilecta de María: el Santo Rosario

Por ello, el Arzobispo de Lima invitó a los fieles a promover la práctica del rezo del Santo Rosario. “Coge tu Rosario, rézale, Ella es la que nos ha dicho que le gusta esa oración”.

El Arzobispo de Lima evocó las palabras del Siervo de Dios Juan Pablo II quien mencionaba: “María, madre de Misericordia, cuida de todos para que no sea inútil la cruz de Cristo, para que el hombre no pierda el camino del bien, para que no pierda la conciencia del pecado y crezca en la esperanza en Dios, rico en Misericordia, para que haga libremente las buenas obras que Él le asignó y que de esta manera toda su vida sea un himno a su gloria”.

Difundir escapulario de la Virgen del Carmen en la Gran Misión de Lima

El Pastor de Lima reconoció la gran promesa de la Virgen en el Escapulario Carmelita e invitó a esta orden religiosa a multiplicar este instrumento mariano de fe durante la Gran Misión de Lima.

“Que los carmelitas participen en la Gran Misión imponiendo miles de escapularios a jóvenes, ancianos, niños, casados, solteros, etc. Que la participación en la Gran Misión de Lima tenga ese vehículo tan concreto, explicar bien el escapulario e imponerlo a miles, no solo del barrio, de todo Lima y porqué no del Perú”, culminó.

   
 

Sala de Prensa
Plaza Mayor s/n. Lima. Tlf. 427-1217
prensa@arzobispadodelima.org

   
 

[Notas del Arzobispado de Lima] [Homilías del Cardenal Cipriani]
[El Santo Padre] [Archivo Arzobispal] [Notas sobre el Legado Riva Agüero]