Lima, 21 de julio de 2008

 
   
 

Misa y exequias de Monseñor Venancio Orbe Uriarte, CP.

El lunes 21 de julio, el Cardenal Juan Luis Cipriani presidió la Santa Misa y Exequias por Monseñor Venancio Orbe Uriarte, CP, Obispo Emérito de Moyobamba, quien falleció el último viernes 18 de julio.

El Arzobispo de Lima reconoció la labor episcopal de Monseñor Venancio Orbe con el pasaje del Evangelio que dice: “Siervo bueno y fiel, ven al Reino de los Cielos”.

“En Venancio encontramos esa bondad y fidelidad, un hombre parco en sus expresiones, pero con una nobleza, con una lealtad a su vocación pasionista y a su ministerio episcopal”, mencionó en su homilía durante la Santa Misa celebrada en la parroquia Nuestra Señora del Pilar, en San Isidro.

“Jamás lo ví quejarse, tal vez es el profundo amor a la cruz, llevado con normalidad en los quehaceres diarios, en los trabajos constantes en Moyabamba, ese amor a la cruz le hizo más fácil aceptar la tarea episcopal que el Santo Padre le encomendó”, prosiguió el Pastor de Lima.

Asimismo, se refirió al Obispo Emérito de Moyobamba como “un hombre piadoso”, reconociendo que al encontrarnos con la muerte, se enciende una luz muy poderosa. “Es verdad que el dolor de una persona que se va de este mundo conmueve, pero mucho más fuerte es la luz que nos enciende Venancio a todos nosotros, especialmente a los obispos”, comentó.

Por ello agradeció a Monseñor Venancio Orbe Uriarte, CP. por su fidelidad a la Iglesia, “a su vocación pasionista, su fraternidad con nosotros, los obispos, así como su cariño paterno a los sacerdotes, religiosas y a todos los fieles de Moyabamba. Estamos seguros que el Señor lo ha premiado, y en esta misa con piedad filial y fraterna elevamos nuestra plegarias por su alma”, dijo.

Buscar la fidelidad eterna

En ese sentido, el Pastor de Lima exhortó a los fieles sobre dos interrogantes: “¿Tu buscas esa fidelidad eterna?, ¿te das cuenta que ese último fin debe ser lo que presida siempre tu palabra, trabajo, oraciones y esfuerzos? Hermanos, ¿cuantos pensamientos brotan en nuestro corazón al recordar a este hermano?, como digo una y otra vez, un hombre leal, fiel y bueno. La principal obra es ser un buen hijo de Dios, buen amigo, buen hermano, buen sacerdote, buen obispo”, mencionó.

Finalmente, el Arzobispo de Lima invocó a Dios por el alma del Obispo Emérito de Moyabamba. “Señor, dale salud y paz eterna, y enciende en nosotros el sentido de responsabilidad. Ayúdanos para que -al contemplar a nuestro hermano- encendamos esa responsabilidad, buscando esa unión con Cristo, esa entrega y ese dar a los demás todo el tiempo por amor a Cristo”, culminó el Cardenal Cipriani.

Monseñor Venancio Celestino Orbe Uriarte CP, segundo Obispo de la Prelatura de Moyobamba, nació en Frúniz – España el 6 de abril de 1927. Fue ordenado sacerdote el 7 de agosto de 1949 y designado Obispo Prelado de Moyobamba el 25 de agosto de 1967, cargo que desempeñó hasta el año 2000.

   
 

Sala de Prensa
Plaza Mayor s/n. Lima. Tlf. 427-1217
prensa@arzobispadodelima.org

   
 

[Notas del Arzobispado de Lima] [Homilías del Cardenal Cipriani]
[El Santo Padre] [Archivo Arzobispal] [Notas sobre el Legado Riva Agüero]