Lima, 02 de junio de 2008

 
   
 

Santa Misa por el 25 Aniversario de San Borja

El Cardenal Juan Luis Cipriani presidió la Santa Misa por el 25 Aniversario de fundación del distrito de San Borja. A la ceremonia, que se realizó el último domingo 01 de junio en la Parroquia “Nuestra Señora de la Alegría”, acudieron el alcalde de San Borja, Dr. Alberto Tejada; su cuerpo de regidores; así como los párrocos de las comunidades parroquiales de San Borja y centenares de fieles quienes acompañaron en la festividad distrital.

Durante su homilía, el Arzobispo de Lima agradeció a Dios por los 25 años de vida del distrito, recordando la importancia de la familia en la sociedad. “Le damos gracias a Dios reflexionando sobre una realidad que nos da luz en nuestra vida. Dios ha querido que la persona viva en sociedad, y el núcleo de la sociedad es la familia. Cuando nos preguntamos: ¿y cómo podemos organizarnos bien en la vida?, piensa en la familia bien constituida: padre, madre, hijos, abuelos, sobrinos, nietos”, señaló.

El Pastor de Lima exhortó a impulsar en el distrito los mismos valores encontrados en una familia: “el amor, unidad, respeto, seguridad y confianza, que cuando en ese clima se educa a los hijos, salen bien. Queremos reconocer en estos largos años del distrito a todos lo que han trabajado en esta responsabilidad de colaborar en el bien común haciendo de San Borja uno de los distritos más bonitos, más seguros y más familiares de Lima”, mencionó.

“Por eso cuando hoy le pedimos a Dios que bendiga a todas las familias del distrito lo hacemos de manera especial por sus autoridades, para que el Señor los ilumine, les de fuerza y se acuerden que toda organización social tiene un único objetivo que la hace ser válida: el servicio a la persona”, prosiguió el Cardenal Cipriani.

En ese sentido, invitó a los fieles a reflexionar sobre las acciones que cada uno realiza por el prójimo. “¿Qué he hecho hoy por los demás?, ¿con que intención he hecho las cosas?”, cuestionó. “Hermanos, aprendamos a vivir con Cristo de una manera que los demás puedan mirarnos y decir: Este cree, mira cómo lo adora, cómo lo ama, cómo ayuda, cómo educa, cómo es de generoso, cómo reza, cómo es de humilde, ¡mira!”, continuó el Arzobispo de Lima.

Por ello, invitó a los fieles a dejarse abrazar por Cristo en cada uno de los proyectos personales. “Haz que tu vida, tu familia, tus proyectos estén sobre esta roca que es Cristo, ¡lánzate a esa roca!”. Y recordó a aquella persona que no reposa sobre una roca, sino sobre arena.

“La familia, la persona que no construye sobre roca, sino sobre arena se cae. Construye sobre arena el egoísta, el mentiroso, el hipócrita. Mucho ruido pero en el primer momento difícil se cae, porque está construida sobre odio y mentiras”, manifestó.

Finalmente, el Cardenal Cipriani pidió a los fieles procurar vivir más unidos, para que el barrio dé seguridad, amistad, familia, intercambio, puertas abiertas y que el alma siga siendo la dimensión familiar. En este mes de junio invocó a los fieles a “poner sus corazón en la devoción del Sagrado Corazón de Jesús, que Él nos ayude a cada persona a hacer de cada día un ambiente maravilloso”, concluyó.

   
 

Sala de Prensa
Plaza Mayor s/n. Lima. Tlf. 427-1217
prensa@arzobispadodelima.org

   
 

[Notas del Arzobispado de Lima] [Homilías del Cardenal Cipriani]
[El Santo Padre] [Archivo Arzobispal] [Notas sobre el Legado Riva Agüero]