Lima, 08 de junio de 2008

 
   
 

“Creer en Dios contra toda esperanza”

El Cardenal Juan Luis Cipriani invitó a los fieles a creer en Dios contra toda esperanza, a tener una fe que no vacila y a tener un corazón misericordioso, durante la Misa Dominical, celebrada en la Basílica Catedral de Lima, este 08 de junio.

El Arzobispo de Lima señaló que para tener esa fe que no vacila, hace falta un abandono y una entrega total hacia el Señor. “El que quiere negociar con Dios está perdido porque Él no negocia. El que quiere medir y comprobar si Dios lo escucha jamás encontrará respuesta”, añadió.

Manifestó que el Señor nos pide abandono y muchas veces se reza esperando recibir algo a cambio, porque se usa la oración como si fuere un mecanismo. “Dios no es un mecanismo, es una persona, es las tres personas (Santísima Trinidad), es la perfección que nos conoce y nos ve. Cómo va a permitir que estemos desconfiando de Él para ver si conseguimos algo”, expresó.

Asimismo, el Pastor de Lima mencionó que este enorme error que muchas veces encontramos en la Iglesia es fruto del egoísmo y de la falta de fe. Por eso, el Pastor de Lima pidió que creamos en Dios hasta el final.

Por otro lado, el Cardenal Juan Luis Cipriani manifestó que las habilidades materiales y físicas se pagan bien, pero son superiores las capacidades interiores de la persona. Mucho más fruto nos da el tener un corazón misericordioso. Un corazón misericordioso no nos dará mucho dinero, pero si alegría, amistad, paz, honra y dignidad.

“En la actualidad, desafortunadamente estos valores están desacreditados y no les interesan a la gente. Pero ya llegará el día en el que el mundo realmente despierte de esta carrera de comodidad, de éxito, de beneficio económico, de puro placer y egoísmo”.

El Arzobispo de Lima invitó a que seamos misericordiosos, teniendo un corazón donde caben las miserias de los demás, para así comprenderlas, corregirlas y procurar sanarlas; evitando el odio, la venganza y la soberbia.

“El hombre de misericordia como se siente débil y es capaz de cometer pecados, mira a los demás con esa comprensión, con ese amor y corrige con caridad y dulzura”, concluyó.

Al término de la Santa Misa, el Cardenal Juan Luis Cipriani premió a las instituciones, comunidades y cofradías de la Basílica “Nuestra Señora de la Merced”, ganadora del concurso de alfombras florales que se hicieron para la procesión del Corpus Christi, el pasado domingo 25 de mayo. El encargado de recibir el premio de manos del Arzobispo de Lima fue el Padre Rómulo Rodríguez, Rector de la Basílica de “Nuestra Señora de la Merced”.

   
 

Sala de Prensa
Plaza Mayor s/n. Lima. Tlf. 427-1217
prensa@arzobispadodelima.org

   
 

[Notas del Arzobispado de Lima] [Homilías del Cardenal Cipriani]
[El Santo Padre] [Archivo Arzobispal] [Notas sobre el Legado Riva Agüero]