Lima, 15 de junio de 2008

 
   
 

Cardenal Cipriani aboga por una globalización de la solidaridad

En la Santa Misa del domingo 15 de junio, presidida por el Cardenal Juan Luis Cipriani, quien estuvo acompañado por el Vicario de la Comunidad China y Obispo Auxiliar, Mons. Adriano Tomasi y cientos de residentes de la colonia China en el Perú, se rezó por las víctimas del terremoto que azotó el suroeste de la nación china, el pasado 12 de mayo, a pocos días de conmemorarse un mes de la tragedia.

La Santa Misa se realizó además en unión con la convocatoria del Papa Benedicto XVI para celebrar en la Iglesia universal una “Jornada de oración por China” y asistieron el Presidente de la República, Dr. Alan García Pérez; el Embajador de China en el Perú, Gao Zhengyue así como varios ministros de Estado y autoridades del Poder Ejecutivo.

Por otro lado, al celebrarse este domingo el día del Padre, el Arzobispo de Lima aprovechó la oportunidad para desear a todos los padres un feliz día, recordando el compromiso y la responsabilidad que tienen en la formación de los hijos.

Durante su homilía, el Cardenal Cipriani destacó el significado de la Santa Misa para la Arquidiócesis de Lima. “Hay una Vicaría para atender de manera especial a la población china que reside aquí, y esta vicaría reconociendo la cultura, el idioma, la música, la liturgia, permanentemente acompaña a estos hermanos nuestros en esa parte tan importante de su vida, la dimensión religiosa”, expresó.

Invocación a un diálogo religioso entre las culturas cristiana y china

El Cardenal Cipriani mencionó en su homilía que la globalización imperante en el mundo debe estar fundamentada en el aspecto humano.”La globalización tiene fundamento en que hay una sola raza humana. No hay colores ni lenguas, ni diferencias en la base, en la dignidad de la persona humana; y, por eso, todo sistema por muy diferente que sea, va acercándose a esa común definición y aceptación de lo que es la libertad del ser humano, lo que es la dimensión religiosa, y frente a esa base cultural común, van surgiendo muchos aportes para beneficio de los pueblos”, refirió.

“Creo que el mundo hoy pide a quienes tenemos responsabilidades saber mirar más profundamente, para saber separar lo accidental de lo esencial y es allí donde la Iglesia, una cultura religiosa cristiana, con enorme respeto mira a esa cultura milenaria de la China; y, al mismo tiempo, en ese diálogo lento va volviéndose a recuperar la confianza y la Iglesia vuelve a tener un espacio en el cual todos esos hermanos nuestros de la China se expresan libremente con Dios”, explicó el Pastor de Lima al mismo tiempo que abogó para que haya en China libertad religiosa.

“El desafío de la Globalización es la Globalización de la solidaridad”

El Pastor de Lima invitó a los fieles a rezar a Dios por las personas fallecidas por el terremoto de China, así como por sus familiares. “El desafío de la globalización tiene como punto central la globalización de la solidaridad, y qué mayor expresión de solidaridad que rezar a Dios por las almas, vidas de tantos cientos y miles hermanos nuestros que han pasado de esta vida a la otra, miles y miles de familias que han experimentado el dolor de la destrucción”, señaló.

Defensa de la Familia

Por otro lado, el Arzobispo de Lima exhortó a los padres de familia para que en su día interioricen sobre la responsabilidad que tienen en el núcleo social que es la familia. “Vale la pena que los padres de familia profundicen más en la responsabilidad tan grande que tienen en la formación de los hijos. La modernidad exige una mayor participación de la familia en el proyecto educativo, exige que ese núcleo vital, pequeño que es la familia esté cuidando aquellas dimensiones tan importantes que dejan una huella en la vida de las personas”, comentó.

El Arzobispo de Lima mencionó que tan importante como la paternidad es la maternidad en una familia y destacó que tanto los padres como las madres tienen un rol insustituible que no tiene posibilidad de ser reemplazado en una sociedad.

Finalmente, el Cardenal Cipriani deseó “un feliz día a los papás, a los hijos y a las madres, a la familia entera”.

   
 

Sala de Prensa
Plaza Mayor s/n. Lima. Tlf. 427-1217
prensa@arzobispadodelima.org

   
 

[Notas del Arzobispado de Lima] [Homilías del Cardenal Cipriani]
[El Santo Padre] [Archivo Arzobispal] [Notas sobre el Legado Riva Agüero]