Lima, 24 de junio de 2008

 
   
 

Gran Misión de Lima: Misa de Acción de Gracias por Clausura de Escuelas Vicariales

En la Fiesta del Nacimiento de San Juan Bautista, el Cardenal Juan Luis Cipriani animó a los jóvenes a participar de la Gran Misión de Lima y a no tener miedo al sacrificio, durante la Misa de Acción de Gracias por la Clausura de las Escuelas Vicariales, cuyos participantes desempeñarán un papel fundamental en la Gran Misión de Lima.

El Arzobispo de Lima añadió que nuestra ciudad está integrada en su mayor parte por jóvenes, a quienes el sacrificio, el lanzarse a la misión, el ir ayudar a los que no tienen son tareas que les apasionan. “Por eso a los jóvenes, tan sensibles al llamado de Cristo, los invito a seguirlo”.

Señaló también que a los sacerdotes, religiosos y religiosas les toca un papel muy importante en la Gran Misión porque la vida en la Iglesia es sacramental. Los animó a tener una sólida estructura espiritual. “Si hay esa estructura interior en la que Cristo vive y en el que frecuentamos la oración, nada ni nadie nos detiene”.

Por otro lado, siguiendo al Santo Padre Benedicto XVI, el Cardenal Juan Luis Cipriani mencionó los aspectos fundamentales de la Gran Misión de Lima. Al respecto, primero afirmó que solo quien conoce a Dios conoce la realidad y puede responder de una manera adecuada haciéndola más humana y más cristiana. “Solo conocemos a Dios en Cristo y con Cristo, solo Él es el camino, la verdad y la vida”.

Además, el Pastor de Lima manifestó –como segundo aspecto- que la fe en Dios nos da una familia, la Iglesia Católica. La fe nos libera de ese aislarse cada uno en sus problema, de ese pensar que los demás no me comprenden o no me ayudan.

Indicó que en la Iglesia encontramos y conocemos a Cristo a través del conocimiento profundo de la Iglesia, de Jesucristo y de los Sacramentos, de la palabra de Dios y de los mandamientos.

La Catequesis: Núcleo de la Gran Misión

El Arzobispo de Lima afirmó –en tercer lugar- que la catequesis es el núcleo y el gran medio de la Gran Misión de Lima para introducir al pueblo de Dios en el misterio de Cristo.  En ese sentido, destacó la importancia del uso de los medios de comunicación para llevar el mensaje de Cristo a millones de personas a través de la radio, la televisión y de internet.

En último lugar, aunque no menor en importancia mencionó que quien se enamora de Jesús siente la necesidad de ir a buscar a otros. “Ir por todo el mundo bien formados con una vida sacramental, con la palabra de Dios, con el Santo Rosario en la mano a todos los rincones, sin temor al que dirán y a las reacciones, con la alegría de llevar la buena nueva sin cansancio ni vanidades”.

“La historia de nuestro país se puede escribir con la historia de hombres y mujeres; ricos y pobres, de todas la situaciones sociales que hicieron de su vida un encuentro con Cristo y dejaron la huella de hospitales, de miles de misas, bautizos, santuarios, imágenes de Nuestra Madre y cruces en todos los rincones; miles y miles de horas de misioneros subiendo y bajando por la selva, sierra y la costa. Preguntémonos ¿por qué no hoy? ¿Por qué nos falta esta vitalidad?, y la respuesta será: porque nos falta ese enamorarse de Cristo”.

En la Santa Misa participaron como concelebrantes Mons. Raymundo Revoredo, Obispo Emérito de Juli y Mons. Adriano Tomasi, Obispo Auxiliar de Lima así como los Vicarios Episcopales de la Arquidiócesis y también algunos sacerdotes.

A la celebración Eucarística asistieron más de de 2 mil 500 fieles de las parroquias de Lima así como integrantes de los diferentes movimientos, comunidades religiosas y hermandades que tienen una activa participación en la vida de la arquidiócesis limeña y en la Gran Misión de Lima como formadores de las Escuelas Vicariales.

Ellos tendrán la responsabilidad de enseñar a los miles de catequistas que visitarán en este año los hogares de la capital peruana para llevar -como parte de la primera etapa de la Gran Misión de Lima- los contenidos de la fe con su testimonio personal y sus enseñanzas.

Cabe señalar que la Gran Misión de Lima se da en sintonía con el llamado del Santo Padre Benedicto XVI a iniciar la Misión Continental en América Latina realizado en el Santuario de Aparecida, Brasil al inaugurar la V Conferencia General del Episcopado Latinoamericano y del Caribe en Mayo de 2007.

   
 

Sala de Prensa
Plaza Mayor s/n. Lima. Tlf. 427-1217
prensa@arzobispadodelima.org

   
 

[Notas del Arzobispado de Lima] [Homilías del Cardenal Cipriani]
[El Santo Padre] [Archivo Arzobispal] [Notas sobre el Legado Riva Agüero]