Lima, 25 de junio de 2008

 
   
 

Cardenal Cipriani recibe doctorado Honoris Causa en Educación

El miércoles 25 de junio, el Arzobispo de Lima Cardenal Juan Luis Cipriani recibió el doctorado Honoris Causa en Educación, distinción otorgada por la Universidad Inca Garcilaso de la Vega en mérito a su excelente labor y trayectoria personal, pastoral y profesional.

Durante su discurso de orden, el Pastor de Lima evocó, en primer lugar, la figura legendaria del Inca Garcilaso de la Vega, a quien catalogó como “un hombre en el que confluyó no solamente la sangre quechua y española, sino que su nombre nos recuerda que el Perú es un país mestizo por su sangre y por su idiosincrasia”, destacó.

Agradeció además a la Facultad de Educación de dicha Casa de Estudios, la cual reconoció la labor del Arzobispo de Lima mediante su decano, Dr. Carlos Oyola así como al Rector Dr. Luis Cervantes Liñán.   

Homenaje a la Universidad

El Cardenal Cipriani rindió homenaje a “la noble tarea que realiza la institución universitaria, que por su propia naturaleza está ligada a la autoridad de la verdad, pues mantener despierta la sensibilidad por la verdad, debe ser el fundamento de todo proceso educativo. Una aventura fascinante en la que vale la pena embarcarse, para dar nuevo impulso a la educación y la cultura de nuestro tiempo”, comentó.  

La educación en valores comienza en la familia

Por ello, el Pastor de Lima mostró su convicción de que en los tiempos actuales “requieren una atención especial y un compromiso extraordinario los grandes desafíos en los que la familia humana corre mayor peligro: opciones políticas y legislativas que contradicen valores fundamentales y principios antropológicos y éticos arraigados en la naturaleza del ser humano”, indicó.  

“En particular los que se refieren a la defensa de la vida humana en todas sus etapas, desde la concepción hasta la muerte natural; y a la promoción de la familia fundada en el matrimonio de un hombre con una mujer, evitando introducir en el ordenamiento público otras formas de unión que contribuirían a desestabilizar a la propia familia, oscureciendo su carácter peculiar y su insustituible función social”, enfatizó el Arzobispo de Lima”.   

Necesidad actual de un consenso moral sobre los valores fundamentales

El Cardenal Cipriani resaltó que –a diferencia de la técnica- en el ámbito de la formación y del crecimiento moral de las personas no se puede dar una posibilidad de acumulación de conocimientos “porque la libertad de cada hombre siempre será nueva y cada persona y cada generación tiene que tomar personalmente sus decisiones. Por lo tanto, los valores más grandes del pasado tienen que ser asumidos y renovados a través de una opción personal, libre que con frecuencia cuesta”, señaló.  

Asimismo, el Pastor de Lima afirmó que “cuando se relativizan todos los conocimientos y se abandonan las certezas, como en estos tiempos, se tambalean los cimientos, surgiendo la necesidad de un consenso moral en la sociedad sobre los valores fundamentales y sobre la necesidad de vivir éstos  con las necesarias renuncias que esto suponga”, indicó.   

Por ello, reconoció que a su criterio “sólo de este modo se podrá afrontar con eficacia el peligro que corre el destino de la familia humana constituido por el desequilibrio entre el crecimiento tan rápido de nuestro poder técnico y el crecimiento mucho más lento de nuestros recursos morales”.   

La escuela Católica en el Perú

El Cardenal Cipriani recordó también los más de 400 años a través de la historia que la Iglesia Católica ha trabajado por la educación en el Perú, “mediante la creación de centros de estudios superiores, de la red de colegios religiosos y escuelas parroquiales, de los colegios rurales de alternancia, entre tantas otras iniciativas, públicas y privadas, que merecen el reconocimiento social”, manifestó.  

El educador: testigo optimista de la verdad y del bien

Finalmente, el Arzobispo de Lima destacó que el educador “debe ser un testigo optimista y alegre de la verdad y del bien: ciertamente él también es frágil, y puede tener fallos, pero tratará de ponerse siempre nuevamente en sintonía con su misión al servicio de la verdad y del bien”, culminó.  

La ceremonia académica de doctorado Honoris Causa al Cardenal Cipriani se realizó en el Auditorio de la Facultad de Ciencias Administrativas y Ciencias Económicas de la Universidad Inca Garcilaso de la Vega (UIGV) el miércoles 25 de junio.

Vale recalcar que previo al discurso de orden del Arzobispo de Lima, se realizó un preludio con la participación de la Orquesta de Cámara de la UIGV y del coro de dicho centro de estudios. Del mismo modo, el Decano de la Facultad de Educación, Dr. Carlos Oyola tuvo a su cargo la lectura de la semblanza del Cardenal Juan Luis Cipriani Thorne dónde se resaltaron los principales aspectos de su trayectoria personal, pastoral y profesional al servicio del país y de la Iglesia católica.

En la ceremonia estuvieron presentes personalidades de diferentes agrupaciones políticas como el primer Vicepresidente de la República, Luis Giampietri; el Dr. Luis Bedoya Reyes, fundador del Partido Popular Cristiano; la Dra. Martha Chávez, ex presidenta del Congreso; el Dr. Luis Solari de la Fuente, ex presidente del Consejo de Ministros; personalidades religiosas como el Nuncio Apostólico, Rino Passigato; así como sacerdotes y religiosas de la Arquidiócesis de Lima   

   
 

Sala de Prensa
Plaza Mayor s/n. Lima. Tlf. 427-1217
prensa@arzobispadodelima.org

   
 

[Notas del Arzobispado de Lima] [Homilías del Cardenal Cipriani]
[El Santo Padre] [Archivo Arzobispal] [Notas sobre el Legado Riva Agüero]