Lima, 02 de marzo de 2008

 
   
 

“Hay que acudir a la confesión, pedir perdón y actuar con obras”

En el IV Domingo de Cuaresma, el Cardenal Juan Luis Cipriani presidió la Santa Misa en la Basílica Catedral con la presencia de fieles pertenecientes a la Vicaría Episcopal VII de la Arquidiócesis de Lima, conformada por las parroquias de los distritos de Barranco y Chorrillos.

El Pastor de Lima en su homilía dominical señaló que ese hombre interior que todos tenemos que construir y que está en el corazón de cada uno, es el alma del discípulo. “Si queremos seguir a Cristo, empecemos por tener los mismos sentimientos de Jesús”.

“Hay que acudir a la confesión, pedir perdón y actuar con obras, para que en nuestro interior se vea que somos discípulos de Jesús".

Añadió que el mundo que vivimos está así porque no hay vida interior, hay pura apariencia, no somos sinceros, vivimos una doble vida, decimos perdón y no perdonamos, hablamos mucho y no hacemos, y luego le echamos la culpa a los demás.

Manifestó también que las tinieblas de la conciencia oscura esconden lo que hacemos mal, y muchas veces, la mentira es el gran problema de nuestra propia ceguera espiritual.

“No es que la Iglesia imponga a los demás, más bien despierta en nombre de la luz de Cristo nuestra conciencia”, afirmó.

El Cardenal Cipriani invitó a todos a contemplar a Cristo en nuestra propia alma, a ser sinceros con Él y a reconocer nuestros  pecados. “No tengamos miedo, Dios sólo quiere ayudarnos”.

“Tampoco tengamos esa complicidad con nuestra conciencia de ocultar la verdad de nuestra propia vida porque, tarde o temprano, nos causará la muerte espiritual”, expresó.

Indicó que debemos pedirle al Señor que nos tenga compasión y el punto de partida para esta Cuaresma es la humildad, que nos lleva a reconocer nuestras faltas, al arrepentimiento y a la verdad.

Al concluir, el Arzobispo de Lima pidió a Nuestra Madre, la Virgen María que nos ayude a despertar la conciencia al arrepentimiento, a la sinceridad y a la humildad.

Concelebraron con el Cardenal Juan Luis Cipriani; el Padre Jaime Calvo, Vicario Episcopal y párroco de los “Doce Apóstoles”, en Chorrillos; el Padre Pedro Ceriani, párroco de “San José Obrero”, en Barranco y el Padre Andrés Alegre, párroco de “San Francisco de Asís”, del mimo distrito.

   
 

Sala de Prensa
Plaza Mayor s/n. Lima. Tlf. 427-1217
prensa@arzobispadodelima.org

   
 

[Notas del Arzobispado de Lima] [Homilías del Cardenal Cipriani]
[El Santo Padre] [Archivo Arzobispal] [Notas sobre el Legado Riva Agüero]