Lima, 23 de marzo de 2008

 
   
 

Cardenal Cipriani: “Todos buscamos una esperanza que nos comprometa”

El domingo 23 de marzo, el Cardenal Juan Luis Cipriani ofició la Santa Misa en la Basílica Catedral de Lima por Pascua de Resurrección. Estuvieron presentes en la ceremonia el presidente de la República, Dr. Alan García Pérez y su esposa, la primera Dama de la Nación, Pilar Nores; así como algunos ministros de Estado, miembros de diversas congregaciones religiosas y miles de fieles.

Durante su homilía, el Pastor de Lima recordó que “un día como hoy se nos ofrece la salvación y con ello se nos ha dado la esperanza”. Por eso animó a los fieles a buscar “una esperanza que vaya más allá, alimenta esas esperanzas que nos llevan día a día a buscar lo mejor en nuestras familias, trabajos, a llevar un momento de esperanza a los que no la tienen, a acompañar a aquel niño”.

“A buscar caminos de esperanza que no brotan de esos pensamientos puramente temporales, sino que se alimentan de ese don de la esperanza y de la fe que el Señor nos da a nosotros seres humanos y nos dice: trabaja con tus talentos, haz producir lo que te he dado”, prosiguió.

El Cardenal Cipriani señaló que a la humanidad y al tiempo actual le cuesta trascender a lo espiritual, “a lo sagrado, al misterio y más que nunca qué sed tiene la gente de que los llevemos a ese mundo maravilloso que el Señor tiene pensado para cada uno. Tantas veces estos tiempos desarrollan la esperanza de la instauración de un mundo perfecto que pareciera poder lograrse gracias a los conocimientos de la ciencia. Así la esperanza bíblica del Reino de Dios tantas veces es reemplazada por la esperanza del reino del hombre”, manifestó.

Sin embargo, el Pastor de Lima recalcó la esperanza que el Señor nos trae con su Pasión, Muerte y Resurrección. “Cristo nos habla de una esperanza que trasciende, es hoy, fue ayer, y será mañana, será eterna, estoy anclado por la fe a una verdad que hoy celebramos: Cristo ha resucitado, ha vencido a la muerte, ha desatado el pecado y nos ha invitado a una vida que entra en la eternidad”, señaló.

El Arzobispo de Lima exhortó a los fieles a buscar “una esperanza que nos comprometa, por eso este momento de la Resurrección incorpora esa grandeza y al mismo tiempo esa humildad del ser humano. Mi grandeza, Señor es ser tu hijo; y, al serlo, participar como heredero de tu luz, sabiduría, estado de ánimo, perdón y fuerza. Todo es tuyo Señor, tú me has invitado y hoy la Iglesia lo celebra”, explicó.

Finalmente, el Cardenal Cipriani envió un saludo muy especial a los enfermos, atribulados, gente humilde, matrimonios, familias, medios de comunicación y los animó a “buscar las cosas de arriba”, citando la segunda lectura del domingo de Pascua de Resurrección.

Concelebraron con el Arzobispo de Lima, el Nuncio Apostólico en el Perú, Monseñor Rino Passigato; Monseñor Adriano Tomasi, obispo auxiliar de Lima, así como sacerdotes de la Arquidiócesis de Lima. Durante la ceremonia también estuvieron presentes las imágenes de “Nuestra Señora de la Alegría” y “Cristo Resucitado” quienes al concluir la Santa Misa fueron trasladados al Santuario de Nuestra Señora de la Soledad.

   
 

Sala de Prensa
Plaza Mayor s/n. Lima. Tlf. 427-1217
prensa@arzobispadodelima.org

   
 

[Notas del Arzobispado de Lima] [Homilías del Cardenal Cipriani]
[El Santo Padre] [Archivo Arzobispal] [Notas sobre el Legado Riva Agüero]