Lima, 01 de junio de 2008

 
   
 

Miles de fieles celebran la fiesta del Corpus Christi Andino en la Catedral de Lima

El domingo 01 de junio, miles de fieles celebraron la festividad del Corpus Christi Andino en la Basílica Catedral de Lima. Durante la Santa Misa, El Cardenal Juan Luis Cipriani les recordó a los miembros de la Vicaría Episcopal de los Quechua hablantes que “son un tesoro muy grande en la historia de la Iglesia del Perú, representan 400 años de fe en condiciones difíciles, con mucha pobreza, pero con la fe siempre”.

Durante su homilía, el Arzobispo de Lima resaltó el aporte de la comunidad Quechua hablante en la historia de la Iglesia del Perú a los que animó a “no perder ese tesoro”. “La gran cantidad de nuestros hermanos que vienen de la sierra, traen todas esas huellas de la labor misionera que durante siglos alumbró Cusco, Ayacucho, Apurímac, Puno, Huancayo, y tantos otros lugares que fueron en la historia del Perú una escuela de fe católica”, comentó.

La puerta hacia la casa de Dios: Cristo

En otro momento de su homilía, el Pastor de Lima recordó que en la casa de Dios hay espacio para todos, y que para entrar solo existe una puerta: Cristo. “Tengo que entrar por ese amor a Cristo, y ¿cómo lo voy a amar si no lo conozco? Por eso, la Gran Misión de Lima tiene esa primera tarea. Tenemos que conocer a Cristo, estudiar el catecismo, no solamente estudiarlo, sino ser amigos de Cristo”, exhortó.

“Todos somos misioneros y por eso debemos llevar a Cristo a otros. Tengan cuidado porque estamos en unos tiempos en que la gente puede decir: yo creo, pero no entra por la puerta de Cristo, ¿por qué?, porque no cumple los mandamientos. Por lo tanto, para obedecer a Cristo, hay que saber que el camino son los diez mandamientos”, prosiguió el Cardenal Cipriani.

Sin embargo, el Arzobispo de Lima señaló que existe otra puerta que no precisamente nos dirige hacia Cristo. “También el diablo invita con mucho ruido y abre las puertas. Ilumina la mentira, el odio, la violencia, la infidelidad, y por el demonio uno se mete también en esa casa que no es de Dios, y que está construida sobre arena y por lo tanto cuando viene una dificultad se cae. Esa casa no es de Dios, eso es el infierno y la puerta la maneja el demonio”.

“Para ti y para mí hay dos puertas, hay que escoger. No basta decir: yo creo. Los demonios también dicen: yo creo y tiemblan de temor”, continuó el Pastor de Lima.

Finalmente, el Cardenal Cipriani animó a los fieles a continuar a lo largo del año muy unidos a Nuestra Madre, la Virgen María, y en este mes de junio al Sagrado Corazón de Jesús.  “Continuemos a lo largo del año muy unidos a María con el rezo del Rosario en la familia. Este mes de junio, la iglesia los invita a tener ese gran amor al Sagrado Corazón de Jesús, no te olvides que en ese corazón de Cristo está todo el amor, perdón y misericordia”, culminó.

   
 

Sala de Prensa
Plaza Mayor s/n. Lima. Tlf. 427-1217
prensa@arzobispadodelima.org

   
 

[Notas del Arzobispado de Lima] [Homilías del Cardenal Cipriani]
[El Santo Padre] [Archivo Arzobispal] [Notas sobre el Legado Riva Agüero]