Lima, 01 de noviembre de 2008

 
   
 

“Desterremos la violencia del país”

Este sábado 01 de noviembre, en la Solemnidad de Todos los Santos, y ante miles de fieles que se congregaron para asistir a la Santa Misa y participar del último recorrido procesional del Señor de los Milagros, el Cardenal Juan Luis Cipriani pidió al Cristo de Pachacamilla una sociedad donde la justicia brille y no se recurra nunca a la violencia, en donde quienes tienen algún tipo de liderazgo y de responsabilidad social no engañen al pueblo y no se aprovechen de la pobreza; así como una sociedad donde la honestidad derrote a la corrupción.

“Dejemos que el Señor de los Milagros bendiga nuestras vidas, que nos acompañe e ilumine a quienes tienen la responsabilidad de hacer las leyes. Desterremos la violencia y exijamos de las autoridades que asuman sus responsabilidades”, añadió el Arzobispo de Lima.

Manifestó que no es momento de ver pedradas, incendios, maltratos e insultos. ¡No queremos violencia! ¡basta de violencia! ¡basta de mentiras! “No vamos a resolver la pobreza con pedradas, muerte y destrucción”, aseveró.

El Pastor de Lima indicó que la fe nos pide iluminar la sociedad con la paz y la justicia, dejando de lado la tendencia al pesimismo cuando contemplemos nuestras debilidades. “Miremos al Señor de los Milagros en la cruz; y desde allí, brotarán esos valores, Cristo, quien nos enseñará el verdadero secreto de la libertad y de la alegría profunda del corazón”.

En otro momento de su homilía, el Cardenal Juan Luis Cipriani pidió que en esta Gran Misión de Lima vivamos los sacramentos, participemos de la Misa dominical, estudiemos el Catecismo y recemos el Santo Rosario para que todo esto se convierta en buen ejemplo a los demás.

Invitó a que le pidamos al Señor de los Milagros que nos convierta, que nos ayude a vivir nuestra fe con intimidad y aspirar a la santidad. “Para que tengamos una sociedad en donde esa fe católica configure el querer del Redentor, para que se respete la ley natural, se promueva y respete la vida humana desde su concepción hasta la muerte natural; y, en donde la familia sea ese lugar sano y estable en donde el amor presida la responsabilidad de los padres para educar a los hijos”.

La Santa Misa fue concelebrada por el Director Espiritual de la Hermandad del Señor de los Milagros, Monseñor Pedro Hidalgo y otros sacerdotes de la Arquidiócesis de Lima.

Diálogo de Fe

Por otro lado, por la mañana, el Cardenal Juan Luis Cipriani en su programa Diálogo de Fe manifestó que los actos de violencia suscitados estos últimos días en el sur del país responden a gente que no cree en la democracia, en la civilización y en el progreso. Son  pequeños grupos que manipulan y usan la pobreza para sus fines políticos.

“Da lástima que haya gente que prefiera su egoísmo político al bienestar de su propia población”, expresó el Pastor de Lima.

Señaló también que en el momento que se usa la violencia ya no tiene validez la protesta. “Esa ideología de muerte ya pasó, es el momento en que despertemos a una ideología de vida, en donde haya más diálogo moral y político, pero no con la amenaza de la violencia”.

Al finalizar su programa, el Arzobispo de Lima invocó a vivir en paz y a ir por los caminos del diálogo para solucionar los problemas del país.

   
 

Sala de Prensa
Plaza Mayor s/n. Lima. Tlf. 427-1217
prensa@arzobispadodelima.org

   
 

[Notas del Arzobispado de Lima] [Homilías del Cardenal Cipriani]
[El Santo Padre] [Archivo Arzobispal] [Notas sobre el Legado Riva Agüero]