Lima, 02 de noviembre de 2008

 
   
 

“La muerte es la puerta de entrada a la eternidad”

“Es nuestro deber rezar todos los días por los fieles difuntos”, señaló el Cardenal Juan Luis Cipriani en la Santa Misa que celebró en la Basílica Catedral de Lima el domingo 02 de noviembre, en la conmemoración por todos los fieles difuntos.

Durante su homilía, el Arzobispo de Lima exhortó a los fieles a vivir con confianza en Dios y los animó a rezar por sus familiares y amigos difuntos. “A ellos -los difuntos- se les acabó el tiempo que Dios les dio. En cambio, nosotros podemos merecer para ellos el trabajo, la oración, rezar el Rosario, ofrecer sacrificios. Tenemos el deber de rezar y poner en primer lugar a nuestros familiares, amigos, y todas las almas de los fieles difuntos”.

“Vamos a rezar por sus almas, a ofrecer la Santa Misa por sus almas, para que el Señor los acoja en su misericordia. La muerte es una gran luz que ilumina la oscuridad, y te hace ver y actuar diferente”, prosiguió el Pastor de Lima.

Asimismo, reconoció con profundo pesar que hay personas que hoy en día viven como si nunca fueran a morir. “Algunos no se preocupan hasta que les llega la muerte en un momento de sorpresa. La fe católica nos exhorta a vivir, sabiendo que nuestra morada definitiva no está en esta tierra. Por eso, los que tenemos fe ansiamos la patria eterna”, puntualizó.

“Se muere de acuerdo a como vives. Si vives en constante diversión y superficialidad, la muerte te sorprenderá. Entonces la muerte parecerá una tragedia, un castigo”, continuó.

Sin embargo, el Cardenal Cipriani también animó a los fieles a tener una visión cristiana de la muerte. “La muerte es la puerta de entrada a la eternidad. Solo existe un camino real y muy conocido para llegar a Dios: a través de Cristo. Cristo fundó la Iglesia Católica, nos dio los sacramentos, los mandamientos, el catecismo. El camino para ir a Dios es Cristo”.

Finalmente, el Arzobispo de Lima pidió al Señor para que tenga misericordia por todos los fieles difuntos. “La muerte es una compañera de viaje. Todos los días recuerden y anímense llenos de esperanza. La felicidad eterna es estar con Dios, donde todo es paz y alegría. Que el Señor nos anime a mirar esas cosas del cielo, para vivir mejor sobre la tierra”, culminó.

   
 

Sala de Prensa
Plaza Mayor s/n. Lima. Tlf. 427-1217
prensa@arzobispadodelima.org

   
 

[Notas del Arzobispado de Lima] [Homilías del Cardenal Cipriani]
[El Santo Padre] [Archivo Arzobispal] [Notas sobre el Legado Riva Agüero]