Lima, 16 de noviembre de 2008

 
   
 

“La Misa dominical es el momento principal de encuentro con la Palabra Dios”

El sábado 15 de noviembre, en el Tercer Congreso Nacional de Laicos y Primer Encuentro Nacional Área de Comunión y Diálogo, el Cardenal Juan Luis Cipriani tuvo a su cargo la ponencia “Las sagradas Escrituras en la vida de la Iglesia”, donde desarrolló la importancia de la Palabra de Dios a la luz de la fe, unida a la Tradición y al Magisterio de la Iglesia.

Durante su exposición, el Arzobispo de Lima afirmó que la Iglesia nace, vive, es convocada y continuamente alimentada por la Palabra de Dios.

Manifestó que la Palabra de Dios no solo nos explica y dispone, sino que constantemente nos asombra, nos está tocando nuestra conducta e iluminando nuestro pensamiento.

El Cardenal Cipriani señaló que la Escritura está en el corazón y en las manos de la Iglesia como la carta que Dios ha enviado a los hombres, como un libro de vida, como el objeto de una profunda veneración, de una manera parecida, análoga, al cuerpo mismo de Cristo.

Indicó que la Iglesia descubre el plan de Dios sobre si misma, sobre los hombres y sobre la cosas en la Palabra; por eso la Iglesia considera siempre como norma suprema de su fe, la Escritura, unida a la tradición y orientada por el Magisterio.

“Ese Cristo, Palabra de Dios cuando lo leemos, según la circunstancias que estamos atravezando, genera en nosotros un propósito de enmienda, una orientación a la oración, un deseo de mayor generosidad y pureza de intención, entre otras cosas, produciendo de esta manera un eco en nuestro corazón”.

Añadió que la Sagrada Escritura no se ha hecho para demostrar el origen de la creación, el sentido antropológico de la sociedad, para organizar el gobierno de un país o para mejorar la distribución de riqueza, sino que tiene un solo fin, nuestra salvación.

El Pastor de Lima afirmó que la Misa dominical es el momento principal de encuentro con la Palabra de Dios; y también el ministerio de la Palabra tiene un lugar privilegiado en la catequesis y la instrucción cristiana.

“En la catequesis esa enseñanza de la Biblia y de la religión encuentran en el Catecismo de la Iglesia Católica un instrumento valido y legítimo, justamente como una regla segura para la enseñanza de la fe, debido a que está hecha en base a la Palabra de Dios”, explicó.

Mencionó que el Papa Benedicto XVI ha invitado a los jóvenes a adquirir esa intimidad con la Biblia, a tenerla a la mano para que sea como una brújula que indica el camino que se debe seguir. “La lectura asidua de la Sagrada Escritura acompañada de la oración realiza el coloquio divino, en el que leyendo se escucha a Dios que habla y orando se le responde con confiada apertura del corazón”.

Finalmente, el Cardenal Cipriani comentó que el Santo Padre ha afirmado que “la Palabra de Dios es Cristo en persona; por eso, experimentamos la alegría de ser convocados por la Palabra, de habernos encontrado en camino dentro de la Palabra, de estar en nuestra tierra prometida en la Palabra y así prebuscar el reino de los cielos”.

El Tercer Congreso Nacional de Laicos y Primer Encuentro Nacional Área de Comunión y Diálogo, organizado por la Comisión Episcopal del Apostolado Laical de la Conferencia Episcopal Peruana (CEP) realizado en el Auditorio del Colegio de Jesús, en Pueblo Libre, acogió a cientos de laicos de todo el país y concluirá el domingo 16 de noviembre.

   
 

Sala de Prensa
Plaza Mayor s/n. Lima. Tlf. 427-1217
prensa@arzobispadodelima.org

   
 

[Notas del Arzobispado de Lima] [Homilías del Cardenal Cipriani]
[El Santo Padre] [Archivo Arzobispal] [Notas sobre el Legado Riva Agüero]