Lima, 17 de noviembre de 2008

 
   
 

“Cuántas gracias de Dios gratuitas, ¡cuídalas!”

El domingo 16 de noviembre, el Arzobispo de Lima presidió la Santa Misa en la parroquia San Pablo Apóstol por la clausura de la visita pastoral en dicha comunidad parroquial, ubicada en la zona de “Flor de Amancaes” en el Rímac.

Durante su homilía, el Pastor de Lima reconoció las limitaciones materiales y económicas de la zona para lo cual pidió mucha confianza y esperanza en Jesucristo.

“Sé que aquí les falta muchas cosas materiales: la casa, la salud, la escuela. Pero no pierdan una que es muy valiosa: la fe en Jesucristo. Cultiven en sus hogares: papás y mamás, eduquen a sus hijos, enséñenles a rezar desde niños, no se cansen de corregirlos”, comentó.

A propósito de la parábola de los talentos que fue parte del Evangelio de este domingo, el Cardenal Cipriani dio algunas recomendaciones. “El talento más grande que Dios nos ha dado es la fe que hemos recibido de manera gratuita cuando fuimos bautizados”, reflexionó.

“¿Te interesa la fe?, porque si no nos interesa la fe, nos dejamos llevar por un mundo en el cual lo único que interesa es la plata, el placer, el abuso del sexo, la borrachera, la droga. No podemos dejarnos engañar. Jesucristo vale mucho más”, prosiguió el Pastor de Lima.

“Le pido a la Virgen María que ella nos de fuerza, ánimo y entusiasmo para que podamos entre todos ir mejorando el barrio”, culminó

Concelebraron con el Arzobispo de Lima, monseñor Adriano Tomasi, obispo Auxiliar de Lima, el padre José Villa, párroco de la comunidad de San Pablo Apóstol; así como sacerdotes que colaboran en la zona del Rímac.

   
 

Sala de Prensa
Plaza Mayor s/n. Lima. Tlf. 427-1217
prensa@arzobispadodelima.org

   
 

[Notas del Arzobispado de Lima] [Homilías del Cardenal Cipriani]
[El Santo Padre] [Archivo Arzobispal] [Notas sobre el Legado Riva Agüero]