Lima, 18 de octubre de 2008

 
   
 

Mons. García: “Hoy el Señor de los Milagros nos propone la oración”

Ante miles de fieles que acudieron a los exteriores de la Iglesia de Las Nazarenas, el sábado 18 de octubre, Monseñor Adriano Tomasi, Obispo Auxiliar de Lima y Monseñor Carlos García, Obispo de Lurín concelebraron la Santa Misa en honor al Señor de los Milagros, antes de iniciar su tercer recorrido procesional de 2008.

Monseñor Carlos García tuvo a su cargo la homilía. El Obispo de Lurín dijo “hoy el Señor de los Milagros nos propone la oración. La Palabra de Dios nos invita a valorar la oración como clave de entendimiento, necesitamos interiorizar nuestra fe; y, por eso, los ratos largos de la procesión que recorre este día las calles de Lima y visita autoridades, a los enfermos y recorre los barrios diciéndonos algo importante: “Voltea tu mirada a Dios, no lo abandones, Él es quien te auxilia, yo estoy contigo, no temas”.

Invocó que en este día, el paso del Señor de los Milagros convierta los corazones, fortalezca a los débiles y renueve nuestra esperanza a todo el pueblo católico; y, a nuestras autoridades, las invite a la oración para que la acción del bien común que realizan en bien de los demás, no las lleve a sacrificar ninguno de los mandamientos, en razón de un progreso o desarrollo que supuestamente es un bien para el hombre”.

El Obispo de Lurín indicó que “desde el primer mandamiento hasta el último, son exigencias de amor para quien quiere vivir y servir bien a Dios y a los hombres. Por eso, hoy rezamos por todas nuestras autoridades y también por todos los enfermos; para que cesen las huelgas y la falta de entendimiento entre nosotros; para que reine la paz; para que la reconciliación sea fruto del amor y no de la rivalidad y del celo. Que la reconciliación que nos trae Dios, el Señor de los Milagros, traiga también esa esperanza de un pueblo católico que espera ser siempre la Iglesia en comunión para la misión”.

“Queridos hermanos, volteemos nuestra mirada para ver como queremos vivir y expresar nuestra fe. El Papa Benedicto XVI nos ha dado un reto a todos los católicos: la Iglesia tiene que ser el rostro del amor cristiano en el mundo. ¿Podemos lograr esto? Sí podemos y queremos. No le echemos la culpa al sufrimiento o al gozo, al si tenemos o no tenemos. No depende de la realidad que experimentamos, depende de la fe que nos mueve”, expresó.

Monseñor García también señaló que en este ambiente de la misión continental que estamos viviendo en todo el mundo y cuanto más en América, pedimos al Señor de los Milagros que este rostro de amor sea también el rostro de cada uno de nosotros, ese rostro amoroso, cercano y reconciliador.

Al concluir, el Obispo de Lurín pidió que “la paz se haga visible en la conversión personal, porque todos necesitamos convertir nuestro corazón a sus enseñanzas (del Señor de los Milagros), a hacer visible el Evangelio a través de nuestra propia vida, amando, perdonando, sirviendo, practicando las obras de misericordia y evangelizando ahí donde nos encontremos”.
   
 

Sala de Prensa
Plaza Mayor s/n. Lima. Tlf. 427-1217
prensa@arzobispadodelima.org

   
 

[Notas del Arzobispado de Lima] [Homilías del Cardenal Cipriani]
[El Santo Padre] [Archivo Arzobispal] [Notas sobre el Legado Riva Agüero]