Lima, 27 de octubre de 2008

 
   
 

Arquidiócesis de Lima erige nueva parroquia dedicada a Apóstol San Pablo

Con ocasión del Año Jubilar Paulino que celebra la Iglesia Católica, el domingo 26 de octubre el Cardenal Juan Luis Cipriani Thorne presidió la Santa Misa de erección de la nueva parroquia “Virgen del Buen Remedio y San Pablo Apóstol”, ubicada en el Cercado de Lima.

Ante la presencia de centenares de fieles, congregados en el interior y exterior de la sede parroquial, el Pastor de Lima señaló que esta nueva parroquia será el alma y el corazón de toda esta zona. “Será el lugar físico en donde estará el cuerpo de Jesús, en el Sagrario”, expresó.

“Cuando se encuentren en cualquier rincón de esta nueva jurisdicción podrán hacerse la idea de dónde está la parroquia, el sagrario y Jesús; y así, desde la casa y las calles podrán adquirir como un nuevo centro de su vida a Cristo”, añadió.

Mencionó que en esta zona de la ciudad, Cristo en la Eucaristía está apuntando a todas las direcciones, según donde se encuentre cada uno. “Esto se los digo para que esta nueva parroquia sea como el centro de sus pensamientos y de su orientación”.

El Cardenal Juan Luis Cipriani manifestó que la parroquia es un lugar donde nos congregamos no como un grupo de amigos, sino convocados por Cristo. “Es bueno ir renovando nuestra fe, no pongamos nubes, es Cristo el sol, la luz, la paz, el Hijo de Dios y Él nos congrega”, dijo.

Indicó que “en cada misa la tarea del sacerdote es desaparecer y ser Cristo. El sacerdote no es un líder que reúne a los fieles para darle unas ideas maravillosas, sino que desaparece y es Cristo quien preside, predica, nos confiesa, nos convoca a la Eucaristía y nos bendice”.

“Este es el gran misterio de nuestra fe, que hoy está un poco oscuro porque hablamos de muchas cosas y nos olvidamos que Cristo está presente, vive y es la Palabra de Dios”.

El Arzobispo de Lima mencionó que es una maravilla tener una parroquia nueva y ver como se bendice y consagra el Altar, porque la Eucaristía tiene dos dimensiones.

“La primera es la muerte o el sacrificio en el cual Cristo ofrece su vida. Este no es un convite o una asamblea, aquí va a ocurrir ahora algo extraordinario, el gran misterio de nuestra fe, Jesucristo ofrece de una manera incruenta su muerte en la cruz, se renueva en el Santo Sacrificio del calvario encima del altar; y, el sacerdote es Cristo”, indicó.

“Jesucristo pone su vida por nosotros, pero ¿estás tú dispuesto a poner tu vida, trabajo, dolor, familia y promesas por Él?. En ese diálogo enamorado con Cristo nadie te puede reemplazar”, añadió.

Agregó que la segunda dimensión está en que Jesús nos dice: “El que come mi cuerpo y toma mi sangre habita en mi cuerpo y yo en él”. Él no nos dice soy tu amigo o te quiero mucho, sino que habita en nosotros. ¿Cómo puede habitar Cristo en mí? pregúntaselo a Él (en tu oración personal)”.

Al concluir, el Pastor de Lima manifestó que la Iglesia nos pide como Madre que demos testimonio de que hemos recibido el cuerpo de Cristo; y para eso pidió a los sacerdotes de esta nueva parroquia facilitar la confesión como medio de conversión.

En la Ceremonia Eucarística, también se consagró el Altar y la dedicación de la Iglesia. El Arzobispo de Lima designó como párroco al Padre Marcelo Portelli Mizzi, MSSP perteneciente a la Congregación Sociedad Misionera de San Pablo.

Concelebraron con el Cardenal Juan Luis Cipriani; el Vicario Episcopal de la Vicaría V, Padre Armando Chico, PES; el Padre Provincial de la Congregación Sociedad Misionera de San Pablo, Padre Víctor Livori, MSSP; el nuevo párroco de la Parroquia “Virgen de Buen Remedio y San Pablo Apóstol”, Padre Marcello Portelli Mizzi, MSSP; los nuevos vicarios parroquiales Padre Héctor Attard, MSSP y Padre Mario Ramos, MSSP; así como otros sacerdotes de la Arquidiócesis de Lima.

Desde 1991, la entonces Capilla “Nuestra Señora del Buen Remedio”, perteneció a la Parroquia “Jesús Nazareno” y estuvo a cargo de la Orden de la Santísima Trinidad (Padres Trinitarios). Luego en el 2004, por intermedio del Obispo Auxiliar de Lima, Monseñor Adriano Tomasi, pasó a la Congregación Sociedad Misionera de San Pablo, periodo en el cual se terminó de construir la Iglesia, la edificación de la Casa y del Complejo Parroquial.

La parroquia “Virgen del Buen Remedio y San Pablo Apóstol”, está ubicada en Calle Santa Paula 489, Urb. Pando, Tercera Etapa, Cercado de Lima.
   
 

Sala de Prensa
Plaza Mayor s/n. Lima. Tlf. 427-1217
prensa@arzobispadodelima.org

   
 

[Notas del Arzobispado de Lima] [Homilías del Cardenal Cipriani]
[El Santo Padre] [Archivo Arzobispal] [Notas sobre el Legado Riva Agüero]