Lima, 05 de setiembre de 2008

 
   
 

Misa por Fiesta de Beata Teresa de Calcuta

Este viernes 5 de setiembre, con ocasión de la Festividad de la Beata Teresa de Calcuta, el Cardenal Juan Luis Cipriani celebró una misa en el Hogar de la Paz de las Hermanas Misioneras de la Caridad, ubicado en la zona de La Parada, distrito de La Victoria.

El Arzobispo de Lima señaló que todo el trabajo que se hace en el Hogar de La Paz es fruto de la luz de Cristo. “El secreto de esta obra, de esta beata era y es la enorme unidad que tenía con Jesús”.

“En este hogar tenemos el privilegio de poder contemplar como se valora mucho más lo que es la persona, lo que quería la Madre Teresa. Y por lo tanto, sea con salud, con enfermedad, sea pobre, sea rico o quien fuere, aquí se valora la dignidad de la vida y lo demás no cuenta. No es una teoría, sino que se ve en sus obras, y por ende, se ve a Jesús”, expresó el Cardenal Cipriani.

Añadió que podemos ver con enorme gozo como la vida de esta mujer ilumina amor, que nace de la Eucaristía y que inmediatamente se proyecta en los demás. De ese amor a la Eucaristía brota un amor al prójimo que no para nunca. ¡Ojalá que este ejemplo que encontramos en la Madre Teresa y en la Misioneras de la Caridad, con la misericordia de Dios, crezca!

El Pastor de Lima mencionó que “el mal del mundo de hoy es haber puesto de lado esos valores espirituales, el amor a Dios y al prójimo, el perdón, la misericordia, la comprensión y el sacrificio. Todos estamos en esa enfermedad de dejarnos anestesiar simplemente por las comodidades materiales, el éxito, el poder, la envidia”.

“Este ejemplo que nos dio la Beata Teresa de Calcuta nos tiene que llevar a la conclusión: “El amor no pasa nunca. Solo el amor salvará al mundo, resolverá las enormes diferencias económicas, curará los enfermos, permitirá ayudar a los niños abandonados y muchas cosas más. Solo el amor podrá lograr todo esto porque no hay programas, proyectos ni acuerdos, hay vidas”.

El Cardenal Cipriani manifestó que la historia de la humanidad es la historia de los santos porque de esa manera vemos como Dios frente a la situación actual nos dice que sigamos el ejemplo de la Beata Teresa de Calcuta, que con su vida y su palabra fue marcando el ejemplo, que se hizo como una pequeña semilla que va creciendo en todo el mundo.

“Vamos a poner todo esto en las manos de Dios para que esta obra siga creciendo en el mundo, para que estas hermanas se tomen en serio esa llamada, sean santas y para que las vocaciones vengan y sean fieles; y, para que muchos que colaboran lo sigan haciendo”, concluyó el Pastor de Lima.

   
 

Sala de Prensa
Plaza Mayor s/n. Lima. Tlf. 427-1217
prensa@arzobispadodelima.org

   
 

[Notas del Arzobispado de Lima] [Homilías del Cardenal Cipriani]
[El Santo Padre] [Archivo Arzobispal] [Notas sobre el Legado Riva Agüero]