Lima, 07 de setiembre de 2008

 
   
 

“Que mi lengua no sea elemento de distorsión, envidia, ni crítica fácil”

“Cuando el Pastor de la Iglesia quiere dar una voz, quieren que se calle. Yo no me puedo callar. Dios me pedirá cuentas de lo que dije mal, pero mucho peor será el pastor mudo y cobarde”, expresó el Cardenal Juan Luis Cipriani durante la Santa Misa que presidió el domingo 07 de septiembre, en la parroquia Santa María Reina, por los 50 años de Profesión Religiosa del Padre Jorge Ross, S.M.

Durante la homilía, el Arzobispo de Lima destacó que “nuestra existencia, palabras, obras y sentimientos no son ni eternos, ni perfectos. Esa limitación exige permanentemente en nosotros una virtud: la humildad. Donde falta humildad, uno se siente dueño de la verdad, el promotor del bien y realmente la convivencia humana se hace difícil”, señaló.

“No endurezcas tu corazón, escucha la voz del Señor. Uno de los grandes problemas que rodean la vida en el mundo es una soberbia muy grande. Todo el mundo se siente dueño de la verdad y cuando alguien no está de acuerdo contigo, lo maltratas al máximo”, prosiguió el Pastor de Lima.

Por ello, exhortó a los fieles a poner en práctica la corrección fraterna, expresión que fue enseñada por el mismo Cristo a través de los Evangelios. “Jesús nos dice en qué consiste ese corregir: si tu hermano peca, repréndelo a solas entre los dos; si te hace caso, habrás salvado a tu hermano. Si no te hace caso, llama a otro testigo - no vayas a los periódicos - . Si tampoco te hace caso, comunícalo a la comunidad, es decir, a la autoridad, sea el trabajo, la familia, la iglesia, ese es el modo cristiano”.

Asimismo, el Arzobispo de Lima instó a evitar la murmuración y la calumnia que hacen mucho daño. “Deben procurar no murmurar, porque murmurar es criticar a espaldas. En cualquier situación murmurar hace mucho daño. ¡Ve y corrígelo a solas, búscalo!, porque la murmuración siembra divisiones y envidias. Lo que es una cosa pequeña, se convierte en un huayco de sospechas”, reflexionó.

“Podemos caer también en algo peor: la calumnia. Es decir, ya no solo a las espaladas, sino mentiras. Es agraviarlo con lo peor que puede haber: la mentira. Es atacar a su honra, dignidad y familia. Procura de alguna manera decir: “delante de mí, yo no permitiré calumnias ni murmuraciones”. No te digo que hagas grandes cosas, simplemente que no formes parte de la asociación de murmuradores y calumniadores”, invitó el Cardenal Cipriani.

Por ello, el Pastor Primado del Perú pidió al Señor: “que mi lengua no sea elemento de distorsión, envidia, cólera, egoísmo, venganza, crítica fácil; que sepa callarme y que reconozca que Dios está en medio de nosotros”, manifestó.

50 años de Profesión Religiosa, Padre Jorge Ross, S.M. 

En otro momento de su intervención, el Arzobispo de Lima destacó la enorme sensibilidad del Padre Jorge Ross, S.M., quien siempre está permanentemente preocupado por ayudar a los demás, en una entrega total a la vida de caridad. “No olvides aquellos años de juventud en donde te entregaste con aquellos tres votos de pobreza, castidad y obediencia”, exhortó.

“Cuando mayores somos, más obediencia; cuando más autoridad tiene uno, es cuando la humildad me pide: da ejemplo, obedece. Pídele a Dios que los 50 años sean un volver a empezar en esa vocación marianista”, recomendó el Pastor de Lima.

Finalmente, el Cardenal Cipriani pidió a Santa María para que sea quien acompañe al padre Jorge Ross, S.M. y mantenga en él esa vitalidad y alegría en el amor al prójimo, y preocupación por la pastoral de las cárceles.

Concelebraron con el Arzobispo de Lima, el padre Víctor Müller, S.M., Superior Regional de la Congregación Marianista; el padre Ralph Doorack, S.M. párroco de la comunidad de Santa María Reina; así como sacerdotes quienes acompañaron al padre Jorge Ross, S.M. durante la celebración por las bodas de oro de su Profesión Religiosa.

   
 

Sala de Prensa
Plaza Mayor s/n. Lima. Tlf. 427-1217
prensa@arzobispadodelima.org

   
 

[Notas del Arzobispado de Lima] [Homilías del Cardenal Cipriani]
[El Santo Padre] [Archivo Arzobispal] [Notas sobre el Legado Riva Agüero]