Lima, 15 de setiembre de 2008

 
   
 

“El gran desafío de los tiempos actuales es hablar menos, creer más y actuar”

El Cardenal Juan Luis Cipriani presidió la Santa Misa, el último domingo 14 de septiembre, en el Santuario de Nuestra Señora del Sagrado Corazón, en Lince, en el marco de la clausura de la Visita Pastoral a dicha sede parroquial de la Arquidiócesis de Lima.

En el día en que la Iglesia celebró la Fiesta de la Exaltación de la Cruz, el Pastor de Lima señaló que la cruz ya no es lo negativo, lo malo o lo molesto. La cruz tiene que ser para nosotros amor.

Mencionó que cuando en nuestra vida Jesús nos invita a unirnos a ese amor que nos pide sacrificio debemos aceptarlo, sobre todo los jóvenes. Porque no todo en la vida es broma y facilidad, sino lucha, estudio, trabajo, esfuerzo, oración, educación, ayuda al prójimo y preocupación por los demás.

En palabras expresadas por el Papa Benedicto XVI en su visita a Lourdes, el Cardenal Cipriani afirmó: “¡Qué dicha tener la Cruz! Quien posee la Cruz posee un tesoro. Tanto amó Dios al mundo que entregó a su Hijo Único para salvar a los hombres”. Si tanto amamos a Dios, entreguemos nuestro tiempo, trabajo y esfuerzo a los demás; y esto, será motivo de alegría y felicidad”.

Indicó que debemos tener a la mano un pequeño crucifijo para cuando nos levantemos por la mañana lo besemos, cuando tengamos una dificultad se la digamos a ese crucifijo y cuando estemos trabajando los pongamos delante para que nos acordemos que esa cruz, ese sacrificio del estudio, del trabajo, de la enfermedad, de la pobreza y de lo que nos pasa está unido a Cristo; y, además, la cruz junto al remedio de todos los pecados y de todas las enfermedades nos invita a la vida eterna.

El Cardenal Cipriani manifestó que el Santo Padre también señaló en Lourdes que la tarea de la Iglesia es: “Proclamar cada vez con más audacia el misterio de Cristo. Jesús, nacido de María, es el Hijo de Dios, el único Salvador de todos los hombres, vivo y operante en su Iglesia y en el mundo”. “Pero la gran pregunta es si creemos. Ese es el gran desafío de los tiempos actuales: hablar menos, creer más y actuar, expresó.

“Por eso, los invito en esta Gran Misión a prepararse bien, a estudiar bien el catecismo, a hablarle a los amigos y familiares de la alegría de encontrarnos con Cristo, a llevarlos al templo, a reunirse en las casas para tener la lectura de la Palabra de Dios y a dejar que Cristo entre en todas partes”, concluyó el Pastor de Lima.

Concelebraron con el Cardenal Juan Luis Cipriani; el padre Mesías Neyra, MSC., párroco del Santuario Nuestra Señora del Sagrado Corazón; el padre Werner Mühl, MSC, Vicario parroquial; Monseñor Octavio Casaverde, Vicario Episcopal y el padre Raúl Chau.

   
 

Sala de Prensa
Plaza Mayor s/n. Lima. Tlf. 427-1217
prensa@arzobispadodelima.org

   
 

[Notas del Arzobispado de Lima] [Homilías del Cardenal Cipriani]
[El Santo Padre] [Archivo Arzobispal] [Notas sobre el Legado Riva Agüero]