Lima, 16 de setiembre de 2008

 
   
 

“El matrimonio y la familia son el fundamento de la sociedad”

El Instituto de Familia inició sus actividades oficialmente en el mes de septiembre con un curso de formación a quienes tienen a su cargo la preparación para el sacramento del matrimonio en las diferentes parroquias así como movimientos que trabajan en la Arquidiócesis de Lima.

Con ocasión de conmemorarse el último domingo, el Día de la Familia en nuestro país, publicamos una entrevista con el responsable del Instituto de Familia, Monseñor Pedro Hidalgo Díaz sobre los planes y proyectos de esta flamante institución.

-¿Cómo surge la iniciativa de contar con un Instituto de Familia y que éste inicie sus labores en la  Facultad de Teología Pontificia y Civil de Lima?.

La iniciativa de un Instituto de Familia en la Facultad de Teología Pontificia y Civil de Lima corresponde al Señor Cardenal Juan Luis Cipriani Thorne, Arzobispo de Lima y Gran Canciller de este Centro de Estudios Universitarios.

Hace un tiempo el Señor Cardenal propuso a la Facultad de Teología la creación de un Instituto de Familia para que pueda ser en la Arquidiócesis de Lima y en el país un punto de referencia en la difusión del evangelio del Matrimonio, la Familia y la Vida.

-¿Por qué es necesario un Instituto de Familia en la vida de una Arquidiócesis?

Porque el matrimonio y la familia son el fundamento de la sociedad. Su importancia es tan grande que el Papa Benedicto XVI señala que la familia es el lugar donde se forman los seres humanos como personas y Juan Pablo II afirmaba que en la familia se juega el futuro de la humanidad.

Por eso, en esta porción del pueblo de Dios, que es la Iglesia de Lima, el Instituto de Familia desea colaborar con su Pastor en la promoción y difusión de la grandeza, dignidad y misión del matrimonio y de la familia.

Este cometido es especialmente urgente en nuestra sociedad, pues no podemos negar que la familia es una institución humana seriamente amenazada en el momento presente.

Con demasiada frecuencia, lamentablemente, se constata que se quieren socavar los principios de la institución familiar. Hay quienes quieren negar la importancia del matrimonio, existen quienes desean equiparar cualquier unión de hecho con el matrimonio establemente constituido, otros quieren negar la indisolubilidad matrimonial. No faltan quienes quieren legitimar atentados contra la vida humana en su etapa inicial y quienes pretenden confundir, sobre todo a los jóvenes con los falsos principios de la llamada salud reproductiva. Estas y otras circunstancias hacen que en una Arquidiócesis como Lima, ciudad capital, metrópoli, sea necesario tener un espacio de reflexión, de investigación y de difusión de los valores de la familia y de la defensa de la vida.

-¿Qué planes y proyectos tiene a corto y mediano plazo la Facultad a través del Instituto de Familia?

En un corto plazo queremos ayudar a la formación de agentes pastorales que en la Arquidiócesis ayuden en la preparación de las personas que desean contraer matrimonio. Es el primer programa con el cual comienza sus actividades de extensión el Instituto de Familia. Con más de un centenar de inscritos se ha dado inicio a la primera edición de este Curso que se extiende por cuatro meses.

Al mismo tiempo se han formado mesas de trabajo que puedan detectar situaciones que requieren de una respuesta católica y que también preparen estrategias para un trabajo serio de difusión del pensamiento católico acerca de la familia y de la vida. Se están preparando también cursos breves y seminarios sobre diversas temáticas relacionadas con la realidad familiar. Posteriormente, a mediano plazo, esperamos iniciar un Diplomado y una Maestría en temas de familia.

-¿Por qué empezar las actividades del Instituto con un curso dirigido a aquellos matrimonios que preparan a los novios para recibir este sacramento?, ¿Por qué es vital esta preparación?

En primer lugar, porque la preparación de quienes se acercan a pedir el sacramento del matrimonio es una oportunidad pastoral de primer orden, ya que permite instruir en la doctrina católica sobre el matrimonio y la familia a aquellas personas que se disponen a celebrar el sacramento del matrimonio e iniciar una vida familiar en breve plazo.

Por otra parte, si bien es cierto que con gran entusiasmo y buena voluntad en muchas parroquias y movimientos se hacen esfuerzos serios de cara a preparar a los contrayentes para comprender el significado del sacramento del matrimonio y las exigencias que lleva consigo, es bueno, en aras de una pastoral de conjunto, unificar criterios en vistas de ese servicio eclesial y optimizar el trabajo que se viene realizando hasta ahora.

   
 

Sala de Prensa
Plaza Mayor s/n. Lima. Tlf. 427-1217
prensa@arzobispadodelima.org

   
 

[Notas del Arzobispado de Lima] [Homilías del Cardenal Cipriani]
[El Santo Padre] [Archivo Arzobispal] [Notas sobre el Legado Riva Agüero]