Lima, 09 de abril de 2009

 
   
 

“Lima es una ciudad Eucarística”

“Doy gracias a Dios que en más de 60 parroquias de Lima hay capillas expresamente preparadas en donde los fieles pueden entrar a saludar al Señor en el Santísimo. Puedo decir con mucha paz y con mucho gozo que Lima es una ciudad Eucarística”, mencionó el Cardenal Juan Luis Cipriani en el día que la Iglesia celebra la institución de la Eucaristía , en la Santa Misa que celebró en la Basílica Catedral , el Jueves Santo.

Durante su homilía, el Arzobispo de Lima destacó que participar de la comunión con Cristo a través de la Eucaristía es acompañarlo en su Pasión, Muerte y Resurrección.

“No es un símbolo, es Cristo presente, vivo, resucitado, y por eso le decimos con humildad: auméntanos la fe. Si me diera cuenta cada vez que comulgo que Dios entra en mi alma, que Él habita en mí, y que yo habito en Él, mi vida sería diferente, mi trabajo y mi manera de pensar”, pronunció.

En ese sentido, el Pastor de Lima explicó la correcta manera en que se debe recibir la Eucaristía por ser la presencia real de Cristo en cuerpo, sangre, alma y divinidad.

“Hay que tratarlo con respeto, devoción, cariño. Lo normal es recibirlo en la boca, y ante la grandeza del misterio, me pongo de rodillas. Pensemos un poquito porque debemos cuidar el alma limpia de pecado y confesarse. Acércate al sacramento del perdón, cuida esa hora de ayuno. Vemos cómo esa educación de la piedad pasa a los hijos y a los nietos”.

“Obras son amores y no buenas razones”

El Pastor de Lima invitó a los fieles a expresar también todo ese amor a Cristo Eucaristía, mediante obras concretas.

“Cuando comulgas, te pregunto: ¿visitas a los enfermos, ayudas a los pobres, vas a ver a los presos, enseñas la catequesis a los niños, eres honesto en tu trabajo, sufres y te esfuerzas por educar a tus hijos, obedeces a tus padres, participas de la Gran Misión de Lima? Es la hora de Cristo, esa es la verdad de la Eucaristía , obras son amores y no buenas razones, como decía y practicaba San Josemaría Escrivá”, expresó.

El Arzobispo de Lima también destacó que no se trata de un programa ideológico, sino la dimensión social del amor de Cristo. Un ejemplo concreto de esta dimensión es Madre Teresa de Calcuta, quien sembró por el mundo casas donde atienden a niños abandonados y muy enfermos.

“El secreto es que todos los días sus monjas (Hermanas de la Caridad ) están una hora delante del Santísimo, porqué no probamos y encontramos en nuestra vida un momento para hacer oración. No te quedes solo en la comunión, que esa comunión te lleve a hacer el bien hasta que te canses mucho, que no será nunca”, reflexionó.

La Iglesia en contra del aborto

Finalmente, el Cardenal Cipriani reconoció con profundo pesar cómo este mundo se burla de los niños no nacidos, “legitimando” muchos abortos.

“Clama al cielo el tiempo que nos toca vivir. En estos tiempos desde los más poderosos y con mucho dinero y con gran despliegue de mentiras se asesinan niños en los vientres de sus madres. No podemos quedarnos tranquilos, hay que desagraviar y pedirle al Señor Eucaristía que terminen estos tiempos”, culminó.

Concelebraron junto con el Arzobispo de Lima, los dos nuevos obispos Auxiliares de Lima, Monseñor Guillermo Abanto, y Monseñor Raúl Chau; así como sacerdotes de la Arquidiócesis de Lima.
   
 

Sala de Prensa
Jr. Chancay Nº 282. Lima 1 Tlf. 203-7736
prensa@arzobispadodelima.org

   
 

[Notas del Arzobispado de Lima] [Homilías del Cardenal Cipriani]
[El Santo Padre] [Archivo Arzobispal] [Notas sobre el Legado Riva Agüero]