Lima, 25 de agosto de 2009

 
   
 

Fundador de los Heraldos del Evangelio es condecorado por Benedicto XVI

La medalla “Pro Ecclesia et Pontifice”, uno de los más altos honores concedidos por el Papa a aquellos que se distinguen por su actuación en favor de la Iglesia y del Romano Pontífice, fue entregada por el Cardenal Franc Rodé a Monseñor João Scognamiglio Clá Dias, en una solemne celebración Eucarística el último 15 de agosto, en la Iglesia Nuestra Señora del Rosario, del seminario de los Heraldos del Evangelio, ubicado en São Paulo, Brasil.

Mons. João S. Clá Dias es el fundador de los Heraldos del Evangelio y de dos Sociedades de Vida Apostólica, una clerical y otra femenina, Virgo Flos Carmeli y Regina Virginum, respectivamente.

En el acto de entrega con ocasión del 70º aniversario de Mons. João Clá, el Prefecto de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y Sociedades de Vida Apostólica destacó los méritos del homenajeado, recordando las palabras de San Bernardo de Claraval: “En el momento de entregar esta condecoración con la cual el Santo Padre quiso premiar vuestros méritos, me viene a la mente las palabras de San Bernardo, en el inicio de su tratado De laude novae militiae: “Hace algún tiempo que se difunde la noticia que un nuevo género de caballería apareció en el mundo”. Estas palabras pueden ser aplicadas al momento actual. En efecto, una nueva caballería nació, gracias a Vuestra Excelencia, no seglar, pero si religiosa, con un nuevo ideal de santidad y un heroico empeño por la Iglesia”.

“En este emprendimiento, nacido en vuestro corazón, no podemos dejar de ver una gracia particular dada a la Iglesia, un acto de la Divina Providencia en vista de las necesidades del mundo actual”.

Al agradecer la prestigiosa condecoración con que el Santo Padre Benedicto XVI lo quiso homenajear, Monseñor João S. Clá Dias resaltó el brillante papel del Cardenal Franc Rodé en la dirección del dicasterio romano que le está confiado y las preciosas orientaciones que llevaron a la aprobación pontificia de las dos Sociedades de Vida Apostólica: Regina Virginum y Virgo Flos Carmeli. Pero, sobre todo, quiso expresar los sentimientos de filial adhesión al Santo Padre que palpitan en el corazón de todos los miembros del movimiento de los Heraldos del Evangelio, haciendo suyas las palabras de su formador un insigne líder católico brasileño del siglo pasado, el Prof. Plinio Corrêa de Oliveira: “Todo cuanto en la Iglesia hay de santidad, de autoridad, de virtud sobrenatural, todo esto, absolutamente todo sin excepción, ni condición, ni restricción, está subordinado, condicionado, dependiente de la unión a la Cátedra de San Pedro. (...) "Por esto, es señal de condición de vigor espiritual, una extrema susceptibilidad, una vibratilidad delicadísima y viva de los fieles por todo cuanto se diga al respecto a la seguridad, gloria y tranquilidad del Romano Pontífice. Después del amor a Dios, es este el más alto de los amores que la Religión nos enseña. Uno y otro amor se confunden. (..) Y nosotros podemos decir: 'para nosotros, entre el Papa y Jesucristo no hay diferencia'. Todo lo que diga al respecto del Papa dice al respecto, directa, intima, indisolublemente, a Jesucristo”.

El día anterior, 14 de agosto, el Cardenal Franc Rodé inauguró con una celebración eucarística la Iglesia de Nuestra Señora del Carmen, ubicada en la casa Madre de la Sociedad de Vida Apostólica femenina Regina Virginum.

Extraído de Agencia Gaudium Press, servicio del 16 de agosto.
   
 

Sala de Prensa
Jr. Chancay Nº 282. Lima 1 Tlf. 203-7736
prensa@arzobispadodelima.org

   
 

[Notas del Arzobispado de Lima] [Homilías del Cardenal Cipriani]
[El Santo Padre] [Archivo Arzobispal] [Notas sobre el Legado Riva Agüero]