Lima, 26 de agosto de 2009

 
   
 

26 de agosto: Fiesta de Santa Teresa de Jesús Jornet

El Cardenal Juan Luis Cipriani celebró la Santa Misa en el Asilo de las Hermanitas de los Ancianos Desamparados, en Breña, el miércoles 26 de agosto, con ocasión de la Fiesta de Santa Teresa de Jesús Jornet, patrona de la Ancianidad.

El Arzobispo de Lima señaló que es importante en la vida religiosa dedicarle generosamente el tiempo a estar delante del Sagrario, para que ese encuentro de Jesús con cada uno de nosotros se convierta en una manera de vivir y no en un sentimiento pasajero.

“Por eso, le doy gracias a Dios, en esta Solemnidad de Santa Teresa de Jesús Jornet, por ser fieles a lo que ella ha querido por mandato del Señor y a todos los detalles del servicio religioso. Ahí está el secreto: en horas de oración, de estar junto a Jesús en la Eucaristía y trabajar incansablemente, pero sin descuidar jamás que la luz y la fuerza que nos lleva a servir al prójimo viene de Cristo”.

La Iglesia siempre defiende la vida digna

El Cardenal Juan Luis Cipriani mencionó que bonito es cuando vemos esta dimensión del amor al prójimo, que no lo llamamos de lo social, sino de lo humano. “¡No es lo social, es el amor al prójimo, es ver en ellos la imagen de Jesús!”.

“Solo eso nos lleva a saber que somos criaturas de Dios, defendemos la dignidad de los necesitados, pero no le damos esa dimensión de lo social porque corta la relación con Dios y se queda en una expresión para la imagen”, añadió.

Es por ello, que el Pastor de Lima afirmó que la Iglesia se ocupa del ser humano desde el instante de su concepción hasta el último instante de su vida.

“Debemos dar la vida por nuestros hermanos, ahí esta la prueba de la autenticidad de nuestra fe. Si de verdad creemos, mostrémoslo con obras, porque cada vez que hacemos obras con el prójimo, se lo estamos haciendo al Señor”, expresó el Cardenal Cipriani.

El Arzobispo de Lima pidió encender más la luz de la fe, de la esperanza, de amor, privilegiando esos momentos con el encuentro personalísimo con Cristo. “Así veremos como desde esa santidad de Santa Teresa de Jesús Jornet seguirá habiendo ese fruto abundante de vocación, de fidelidad y de miles de ancianos del mundo entero que van al encuentro con Dios en un clima de paz, serenidad y de gozo”.

Agradeció a las Hermanitas de los Ancianitos Desamparados su fidelidad y su carisma en la Iglesia. Asimismo, agradeció a todos lo colaboradores invitándolos a seguir siendo generosos con su voluntariado y su ayuda.

Finalmente, el Cardenal Juan Luis Cipriani encomendó el alma de la Hermana Susana Rondón, quien partió a la Casa del Padre, el último martes 25 de agosto.

   
 

Sala de Prensa
Jr. Chancay Nº 282. Lima 1 Tlf. 203-7736
prensa@arzobispadodelima.org

   
 

[Notas del Arzobispado de Lima] [Homilías del Cardenal Cipriani]
[El Santo Padre] [Archivo Arzobispal] [Notas sobre el Legado Riva Agüero]