Lima, 01 de enero de 2009

 
   
 

“El espíritu cristiano siempre es optimista”

En el día que la Iglesia conmemora la solemnidad de la Maternidad de la Virgen María, el jueves 01 de enero, el Cardenal Juan Luis Cipriani recordó a los fieles congregados en la Basílica Catedral de Lima que todo cristiano recibe el 2009 con un espíritu optimista, teniendo como tarea primordial el sembrar valores espirituales en el mundo y los animó a participar de diferentes iniciativas de voluntariado que contribuyan a apoyar a los más débiles.

“El espíritu cristiano siempre es optimista y portador de esperanza. La esperanza cristiana va más allá de la posesión de bienes materiales. Es una gran tarea para el año 2009 sembrar espíritus con esos valores cristianos: fe, generosidad, paz, amor conyugal, la educación de sus hijos, la formación de una conciencia moral. Esta es una gran tarea que se abre al año 2009”, mencionó.

El Arzobispo de Lima recordó que muchos de los problemas que tenemos en el mundo actual, son producto de antivalores (pecados) que impiden el correcto desarrollo de la humanidad. Un claro ejemplo de ello es la crisis financiera mundial.

“Sembremos valores espirituales: oración, honradez, transparencia, generosidad, lealtad, responsabilidad, y esa gran tarea de compartir los bienes con los demás. Acabamos de asistir a una enorme crisis de valores: la gran tragedia que hemos visto en el mundo recientemente es la codicia que ha llevado a la mentira y a destrozar el sistema financiero mundial. Pero la raíz -el pecado- es la codicia, egoísmo, afán de lucro desmedido y a la manipulación financiera”, señaló.

La juventud debe ser sinónimo de entusiasmo

También exhortó a los jóvenes a ser entusiastas y rebeldes de Cristo. Los instó a ser emprendedores en el presente para ser los líderes del futuro.

“¡Jóvenes!, necesitamos el entusiasmo de los jóvenes, no los vicios. Emprender en la cultura, la educación, en el matrimonio, en las ilusiones que tienen. La juventud es sinónimo de entusiasmo. ¡No se dejen adormecer por la borrachera o el abuso del sexo! ¡No dejen que los traten como manada, rebélense! Son el futuro del país, si son el presente, y en ese presente hay que obedecer y estudiar”, manifestó.

Plan Anticorrupción

Asimismo, el Pastor de Lima recordó que más allá de las leyes, impera el aspecto moral (de la conciencia) por el cual uno sabe qué es lo bueno y qué es lo malo. Por tanto, es conveniente formar esa conciencia para evitar el mal y obrar el bien.

“Cuando se habla de un Plan Anticorrupción estamos hablando de un plan que no admite que en tu corazón tengas codicia por la trampa. La ley no me la va a impedir, mira a tu corazón. Es un magnífico momento para hacer estos propósitos. Debemos combatir la pobreza que te impide el alimento y la vivienda, hay que buscar que todos tengan acceso; sin embargo, promovemos esa otra pobreza que vive austeramente, que no gasta inútilmente, superfluamente y cuando tiene, ayuda. No solo pienses en ti mismo”, exhortó.

Finalmente, invitó a todos los fieles a participar activamente del voluntariado, para que todos podamos dar de nuestro tiempo a enseñar catequesis, visitar a los enfermos, a los presos; y de esta forma participar de la gran familia peruana. El Pastor de Lima también invitó a todos los medios de comunicación masiva a participar de estas intenciones de voluntariado, enfatizando en la cruzada de valores, mejorando las condiciones de nuestra patria, proponiendo soluciones y animando a la gente.

   
 

Sala de Prensa
Plaza Mayor s/n. Lima. Tlf. 427-1217
prensa@arzobispadodelima.org

   
 

[Notas del Arzobispado de Lima] [Homilías del Cardenal Cipriani]
[El Santo Padre] [Archivo Arzobispal] [Notas sobre el Legado Riva Agüero]