Lima, 08 de enero de 2009

 
   
 

Gobierno peruano otorga la Orden El Sol del Perú al Cardenal Cipriani

El viernes 9 de enero, el Ministro de Relaciones Exteriores, Embajador José Antonio García Belaunde, otorgará -a nombre del Gobierno peruano-, la condecoración de la Orden el Sol del Perú, en el Grado de Gran Cruz, al Eminentísimo Señor Cardenal Juan Luis Cipriani Thorne, Arzobispo de Lima y Primado del Perú, al conmemorarse diez años de su nombramiento como XXXII Arzobispo de Lima por el Siervo de Dios, el Papa Juan Pablo II y en mérito a su fecunda labor al servicio de la Iglesia en las arquidiócesis de Ayacucho y Lima; y a su constante prédica a favor de la unidad y la paz entre todos los peruanos. La ceremonia será en el Palacio de Torre Tagle, a las 12:30 m.

El Cardenal Juan Luis Cipriani,  tomó posesión de su cargo  como Arzobispo de Lima el 30 de enero de 1999 con una Solemne Eucaristía en la Basílica Catedral acompañado de obispos, del presbiterio de la Arquidiócesis y de numerosos fieles de la Arquidiócesis.

En el Consistorio del 21 de febrero de 2001, el Papa Juan Pablo II lo creó Cardenal con el Título de San Camilo de Lellis.

Como Cardenal colabora en el gobierno de la Iglesia Universal como miembro de la Congregación de Culto Divino y Disciplina de los Sacramentos, de la Congregación para la Causa de los Santos; de la Pontificia Comisión para América Latina; del Consejo de Cardenales para el estudio de los problemas organizativos y económicos de la Santa Sede y como Consultor de la Congregación para el Clero.

Actualmente es Segundo Vicepresidente de la Conferencia Episcopal Peruana.

El Presidente José Luis Bustamante y Rivero otorgó esta condecoración al Cardenal Juan Gualberto Guevara y el presidente Manuel Prado Ugarteche al Cardenal Juan Landázuri Ricketts OFM, con la oportunidad de sus respectivas creaciones como miembros del Colegio de Cardenales. La condecoración al Cardenal Cipriani retoma esta tradición, que refleja las cordiales relaciones que deben mantener el Estado y la Iglesia.

En su labor pastoral como Arzobispo de Lima, ha convocado a la Gran Misión Jubilar (2000); La Gran Misión Remar Mar Adentro (2003-2006) y a la Gran Misión de Lima (2008-2010), esfuerzos pastorales destinados a emprender una nueva evangelización en la Arquidiócesis de Lima, que ha dado sus frutos con la construcción de nuevas iglesias parroquiales, la recepción de los sacramentos de iniciación cristiana en numerosos fieles y la difusión de la Adoración Eucarística. Con ocasión del Año de la Eucaristía, el 2004, se inauguraron más de cincuenta capillas de Adoración al Santísimo en la Arquidiócesis de Lima.

Caritas Lima-Vicaría de la Caridad, obra social del Arzobispado de Lima, bajo el impulso personal del Cardenal Cipriani, realiza una constante labor de ayuda a los más necesitados. Entre estas iniciativas sociales, se cuentan diversas obras en Manchay, zona de extrema pobreza de la capital, mediante la construcción de iglesias y capillas eucarísticas; y otros importantes proyectos de promoción en salud; educación –cunas, colegios parroquiales, especiales y ocupacionales, bibliotecas, Instituto Superior-; nutrición –red de comedores parroquiales-; asesoramiento a pequeñas empresas de producción e implementación de la Oficina de Derechos Humanos, Construcción de la Casa Refugio para niños huérfanos o abandonados y la Casa del Adulto Mayor, entre otras. 

El Instituto de Familia, creado en febrero de 2007 en el seno de la Facultad de Teología Pontificia y Civil de Lima, es fruto de su constante preocupación por la familia dentro de su labor pastoral.

Gran Canciller de la Pontificia Universidad Católica del Perú y de la Facultad de Teología Pontificia y Civil de Lima, se ha preocupado especialmente de la formación teológica de los sacerdotes y de los jóvenes que cursan estudios eclesiásticos en el Seminario de Santo Toribio de Lima.

Ha recibido el Doctorado Honoris Causa de la Universidad Nacional de Ingeniería (UNI), así como “La Antorcha de Habich” distinción otorgada por la misma Universidad a sus alumnos más distinguidos. Asimismo, ha recibido una especial distinción de la Universidad San Cristóbal de Huamanga, en Ayacucho; y una medalla por el trigésimo aniversario de la Universidad Ricardo Palma de Lima. Recientemente, la Universidad Inca Garcilaso de la Vega le otorgó el Doctorado Honoris Causa en Educación.  

A lo largo de los diez años que lleva en la Arquidiócesis de Lima ha impulsado y promovido el trabajo del Museo de Arte Religioso de la Catedral de Lima así como trabajos de conservación de las obras de arte en las diferentes capillas y ambientes de la Iglesia Primada del Perú, dotándola también de modernos sistemas de sonido e iluminación. Desde su llegada a Lima, celebra la santa misa y predica en la Basílica Catedral de Lima -todos los domingos a las once de la mañana-, conduce desde hace nueve años el programa radial “Diálogo de Fe” -todos los sábados a las diez de la mañana-, y tiene en su haber numerosas publicaciones, entre las que destacan el Catecismo Menor (185 mil ejemplares) y el Catecismo de Doctrina Social (más de 50,000 ejemplares). 

El Cardenal Juan Luis Cipriani ha dictado ponencias sobre temas morales y sociales en diferentes Conferencias Anuales de Ejecutivos (CADE); en el Instituto de Gobierno de la Universidad San Martín de Porres, en el PAD-Escuela de Dirección de la Universidad de Piura, en la Universidad Católica Sedes Sapientiae, entre otras instituciones académicas. Tuvo a su cargo la exposición “La cultura del Trabajo y la Solidaridad”, el 27 de noviembre de 1998, en el Congreso de la República. En 1994 realizó una gira por Estados Unidos, visitando las universidades de Harvard, Princeton, Chicago y otros recintos académicos estadounidenses, exponiendo temas pastorales ante numerosas audiencias de jóvenes.  

Antes de su nombramiento como Arzobispo de Lima, cuando realizaba su labor pastoral en Ayacucho, asistió, como miembro de la delegación episcopal peruana, a la IV Conferencia Episcopal Latinoamericana de Santo Domingo, organizada por el CELAM en 1992; y en el Sínodo de América en Roma en 1998. De otro lado, fue designado Garante por la Santa Sede durante la crisis de rehenes que se vivió en Lima en la residencia del embajador del Japón, entre los meses de diciembre de 1996 y abril de 1997. Y como invitado del Gobierno de Japón en 1998, dictó una conferencia en Tokio sobre la naturaleza de la Iglesia Católica. 

La Orden
“El Sol del Perú" y el Cardenal Cipriani 

La Orden “El Sol del Perú" fue creada inicialmente con el nombre “Orden del Sol” por el General don José de San Martín, precursor de la independencia del Perú, mediante Decreto de fecha 8 de octubre de 1821, para premiar los servicios hechos a favor de la independencia, otorgándola en tres grados: fundadores, beneméritos y asociados.  

El Presidente Augusto B. Leguía, en vísperas del primer centenario de la independencia, la reactivó mediante Decreto de fecha 14 de abril de 1921, con la denominación de "El Sol del Perú".  

Actualmente, se rige primordialmente sobre la base de la ley de fecha 31 de agosto de 1923 y el reglamento de fecha 6 de setiembre de 1923, los cuales han tenido algunas modificaciones a lo largo de los años.  

La Orden se otorga “tanto a premiar los servicios extraordinarios prestados a la patria por los peruanos, civiles y militares, como a enaltecer los merecimientos contraídos en su servicio por los extranjeros”. Tiene los siguientes grados: Gran Cruz, Gran Oficial, Comendador, Oficial y Caballero. 

La Resolución Suprema que otorga la Orden El Sol en el Grado de Gran Cruz al Cardenal Juan Luis Cipriani Thorne tiene en cuenta “la destacada labor misionera”, las “numerosas obras pastorales”, “el fomento de vocaciones sacerdotales”, “la recuperación de iglesias”, “el desarrollo de actividades parroquiales y educativas”, “la reapertura del Seminario Mayor de Huamanga”, así como la “adecuada gestión de los centros de ayuda social a favor de los huérfanos, ancianos y enfermos”. 

Asimismo, tiene en cuenta que el Cardenal “ha ocupado importantes cargos en la Iglesia Católica desde los que ha desarrollado loables iniciativas, como la creación de la Vicaría de la Caridad, órgano social de la Iglesia limeña que brinda atención a cientos de niños, ancianos, discapacitados, personas en extrema pobreza, ofreciéndoles alimentación, educación, salud y preparación de talleres de manualidades y programas técnicos, entre otros”

Por último, la Resolución Suprema deja constancia que “la fructífera actividad pastoral de Su Eminencia Reverendísima Cardenal Juan Luis Cipriani ha permitido fortalecer los vínculos entre el Estado y la Iglesia Católica”.

   
 

Sala de Prensa
Plaza Mayor s/n. Lima. Tlf. 427-1217
prensa@arzobispadodelima.org

   
 

[Notas del Arzobispado de Lima] [Homilías del Cardenal Cipriani]
[El Santo Padre] [Archivo Arzobispal] [Notas sobre el Legado Riva Agüero]