Lima, 25 de enero de 2009

 
   
 

“No perdamos la conmoción de la grandeza de la fe que se nos ha dado”

Al concluir la 93ª Asamblea Plenaria Ordinaria de la Conferencia Episcopal del Perú, un gran número de Obispos se congregaron en la Basílica Catedral en la Santa Misa, presidida por el Cardenal Juan Luis Cipriani, en la Festividad de la Conversión de San Pablo y en la clausura de la Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos, el domingo 25 de enero.

“Los obispos del Perú hoy hemos querido secundar al Santo Padre, Benedicto XVI, en esta convocatoria, para rezar por la unidad de los cristianos y con el deseo que en el Año Paulino descubrir de una manera más intensa la vida de San Pablo y las palabras que le fueron reveladas. Doy la más cariñosa bienvenida a mis hermanos en el episcopado”, dijo el Pastor de Lima.

El Cardenal Cipriani animó a los fieles presentes en la Basílica Catedral a levantar diariamente el corazón al Señor, iluminando con nuestro testimonio la vida de los demás.

“No perdamos la conmoción de la grandeza de la fe que se nos ha dado. Iluminemos con nuestras vidas la oscuridad que a veces se presenta en la familia, el trabajo y en todos los rincones del país. Seamos ese foco de luz que viene de Cristo, que San Pablo lo experimenta de manera violenta por una luz que brilla: la verdad, la belleza, la libertad y el bien”, reflexionó.

Finalmente, pidió a Nuestra Madre, Santa María Virgen, para que nos ilumine por el camino del bien y la unidad.

“Concédenos a nosotros la humildad, la verdad y libertad. A nuestra madre siempre la invocamos, más que nunca el Señor nos anima, sí vale la pena. Y María nos dice siempre, “Haced lo que el os diga. Esta es la unidad de todos los cristianos”, culminó.

   
 

Sala de Prensa
Plaza Mayor s/n. Lima. Tlf. 427-1217
prensa@arzobispadodelima.org

   
 

[Notas del Arzobispado de Lima] [Homilías del Cardenal Cipriani]
[El Santo Padre] [Archivo Arzobispal] [Notas sobre el Legado Riva Agüero]