Lima, 30 de enero de 2009

 
   
 

“En todo rincón, si uno quiere, es Buen Pastor”

En una Santa Misa llena de alegría y oración en la Basílica Catedral, el Cardenal Juan Luis Cipriani celebró el décimo aniversario del inicio de su ministerio episcopal como Arzobispo de Lima y Primado del Perú.

Durante su homilía el Pastor de Lima agradeció a todos los fieles por acompañarlo en tan magno acontecimiento y recordó que él como Buen Pastor ha animado, conducido y corregido  a sus ovejas a lo largo su ministerio episcopal en la arquidiócesis.
 
“Me abruman estas palabras de Dios (“Yo doy la vida por mis ovejas”); y, no solamente yo soy el Buen Pastor; todos y cada uno, en el lugar que le corresponde, tienen esa misión de ser el Buen Pastor en la familia, el trabajo, la política, la iglesia. En todo rincón, si uno quiere, es Buen Pastor. La vida no es un juego, nos jugamos el destino eterno. Procuremos comprometer la vida, cuando se vive por amor, es muy bonito”, reflexionó.
 
“Es una carga de amor, un deber que hace que todo tenga sentido. Todos los obispos llevamos la cruz pectoral que se lleva con alegría, elegancia, dolor; pero hay que llevarla, no arrastrarla”, profundizó.
 
El Cardenal Cipriani agradeció el gesto del Presidente de la República , Dr. Alan García Pérez; del Presidente del Poder Legislativo, Dr. Javier Velásquez Quesquén; y del Presidente del Poder Judicial, Dr. Javier Villa Stein, por su presencia en la celebración Eucarística.
 
Dos nuevos Obispos Auxiliares en Lima: gestos de cariño del Santo Padre
 
El Arzobispo de Lima también agradeció ese detalle de cariño que ha tenido el Santo Padre Benedicto XVI al nombrar hoy 30 de enero, décimo aniversario como Arzobispo de Lima, a dos nuevos obispos Auxiliares, quienes lo ayudarán en las tareas episcopales en la Arquidiócesis de Lima.
 
“Qué bonito gesto, y qué bonita coincidencia. Tendré que decirles por primera vez Monseñor Guillermo Abanto y Monseñor Raúl Chau. Les pido a todos oraciones por estos hermanos nuestros”, señaló.
 
En otro momento de su homilía, el Pastor de Lima reconoció que ha aprendido a amar más al Perú y a todos los países a lo largo de su ministerio episcopal, a valorar más la amistad y a promover la colaboración de unos con otros.
 
“Hagamos de la Iglesia esa casa de Dios maravillosa”
 
Finalmente, agradeció a todos los sacerdotes y a las familias religiosas quienes han trabajado generosamente a su lado en estos diez años en la Arquidiócesis de Lima.
 
“Les agradezco sacerdotes por su colaboración generosa, les pido que sigan rezando siempre por este hermano que los quiere mucho, como Dios quiere, santos. Ayudémonos unos a otros a ser santos. A los miembros de las familias religiosas les agradezco mucho su constante esfuerzo por sembrar la semilla de la fe y los animo a perseverar en el camino que sus santos fundadores emprendieron. Hagamos de la Iglesia esa casa de Dios maravillosa. Sembrar en todos los rincones de la patria fe y esperanza”.
 
Detalles de la celebración Eucarística
 
Concelebraron con el Cardenal Cipriani, el Obispo Auxiliar de Lima, Monseñor Adriano Tomasi Travaglia, los sacerdotes del Cabildo Metropolitano de Lima y más de un centenar de presbíteros de la Arquidiócesis de Lima; así como más de quince obispos peruanos.
 
Cabe destacar que luego del saludo inicial de la Santa Misa , Monseñor Andrés Berríos, Vicario General de la Arquidiócesis de Lima, pronunció unas palabras de agradecimiento al Pastor de Lima, en las que destacó que los fieles de la Arquidiócesis de Lima se congregan con fervor y gozo para dar gracias al Señor por el servicio pastoral que el Cardenal Cipriani realiza.

Luego de la comunión, el obispo Auxiliar de Lima, Monseñor Adriano Tomasi Travaglia, junto con dos sacerdotes de la arquidiócesis y Monseñor Guillermo Abanto, nuevo Obiso Auxiliar de Lima, entregaron un báculo, obsequio del clero de Lima al Cardenal Cipriani.

   
 

Sala de Prensa
Plaza Mayor s/n. Lima. Tlf. 427-1217
prensa@arzobispadodelima.org

   
 

[Notas del Arzobispado de Lima] [Homilías del Cardenal Cipriani]
[El Santo Padre] [Archivo Arzobispal] [Notas sobre el Legado Riva Agüero]