Lima, 16 de julio de 2009

 
   
 

“Que la Virgen del Carmen nos ayude a tener un corazón limpio”

El Cardenal Juan Luis Cipriani invitó a los fieles a preocuparse por tener un corazón limpio, invocando a María, la Virgen del Carmen, para que sea ella, quien nos ayude en esa conversión. Fue el miércoles 15 julio en la Santa Misa que presidió en la parroquia San José de Jesús María, por las vísperas de la Solemnidad de la Virgen del Carmen.

“Le pedimos a la Virgen María en esta fiesta que nos ayude a tener un corazón limpio y puro, solos no podemos. ¿Cómo es mi corazón?, ¿un corazón que están lleno de malos pensamientos, o de odios, o de egoísmos?, ahí no se puede guardar el amor a tu esposa, hijos y padres. El corazón tiene que estar siempre limpio, abierto a un amor hermoso, tiene que ser ese lugar donde la Virgen María pueda estar alegre”, reflexionó durante su homilía.
 
Un solo corazón

Asimismo, el Arzobispo de Lima invitó a los fieles a tener un solo corazón. De modo que el corazón que ama a Dios, sea el mismo que ama a nuestros hermanos.

“María, limpia nuestro corazón, nuestros ojos, nuestros recuerdos y pensamientos; ayúdanos a ser hombres y mujeres que saben amar. Qué bonito regalo si hoy nuestra madre nos da un corazón bueno, para saber amar, perdonar, comprender, para estar alegres. Quien tiene un corazón bueno, no tiene miedo al dolor, porque muchas veces el amor verdadero se prueba en el dolor; y mientras no pasa por el dolor no acaba de purificarse”, expresó el Pastor de Lima.

Finalmente, el Cardenal Cipriani pidió a la Virgen del Carmen, que podamos vivir una verdadera pureza de corazón, recordando que la vida mariana es una vida eucarística.
   
 

Sala de Prensa
Jr. Chancay Nº 282. Lima 1 Tlf. 203-7736
prensa@arzobispadodelima.org

   
 

[Notas del Arzobispado de Lima] [Homilías del Cardenal Cipriani]
[El Santo Padre] [Archivo Arzobispal] [Notas sobre el Legado Riva Agüero]