Lima, 08 de junio de 2009

 
   
 

Formar sacerdotes es una misión delicada

El Papa Benedicto XVI recibió el último sábado 06 de junio al rector y a los sacerdotes y seminaristas del Seminario pontificio francés, que tras más de 150 años confiado a la Congregación del Espíritu Santo, pasará a depender de la Conferencia de los Obispos de Francia.

Tras dar gracias a Dios “por la labor realizada en esta institución -fundada en 1853-, en la que se han preparado para su futura vocación cerca de 5 mil seminaristas”, el Santo Padre afirmó que “la tarea de formar sacerdotes es una misión delicada. (...) Las aptitudes exigidas a los futuros presbíteros son muchas: madurez humana, cualidades espirituales, celo apostólico, rigor intelectual”.

“Quien recibe el cargo de discernimiento y de formación debe recordar que la esperanza que tiene en los demás -subrayó- es en primer lugar un deber para él mismo”.

Benedicto XVI recordó a continuación que “el paso del testigo coincide con el inicio del Año Sacerdotal”, que se inaugura el próximo 19 de junio. “Se trata de una gracia para el nuevo equipo de sacerdotes formadores, constituido por la Conferencia de los Obispos de Francia”.

Al final de su discurso, el Papa manifestó el deseo de que “durante el período transcurrido en Roma, los seminaristas se familiaricen con la historia de la Iglesia, descubran la dimensión de su catolicidad y su unidad viva en torno al sucesor de Pedro, y que se mantenga siempre fijo en su corazón de pastores el amor a la Iglesia”.

Extraído de Vatican Information Service, 06 junio 2009.

   
 

Sala de Prensa
Jr. Chancay Nº 282. Lima 1 Tlf. 203-7736
prensa@arzobispadodelima.org

   
 

[Notas del Arzobispado de Lima] [Homilías del Cardenal Cipriani]
[El Santo Padre] [Archivo Arzobispal] [Notas sobre el Legado Riva Agüero]