Lima, 25 de marzo de 2009

 
   
 

Álvaro Ugaz: “Gran corazón, gran amigo, un hombre de fe”

“Qué importante es tener buen corazón, buen corazón que quiere decir, pensar más en los demás, no guardar rencores, ayudar a los demás, servir a los demás. Y ese buen corazón le llevaba a tener ese carácter habitualmente alegre, entusiasta”.

Con estas palabras, el Cardenal Juan Luis Cipriani Thorne se refería al periodista Álvaro Ugaz Otoya, con quien compartió la conducción de “Diálogo de fe”, durante siete años, y que se transmite por las ondas de Radio Programas del Perú.

El Arzobispo de Lima celebró una Santa Misa en la Parroquia Virgen de Fátima, en la tarde del martes 24 de marzo por el alma del reconocido periodista, fallecido el último lunes 23.

“Además del buen corazón, un buen amigo, por su lealtad. Un hombre de fe. Teníamos nuestros Diálogos de Fe, no solamente en la radio y dirigida al público, sino también entre nosotros. Y por eso, estando aquí tantos amigos suyos periodistas, decirles que esta noble misión, esta noble tarea es un lugar maravilloso para hacer el bien, para tener muchos amigos, para ayudar a mucha gente; esto es lo que nos deja Álvaro, nos deja esa luz que teniendo sus defectos como todos, sus limitaciones; sin embargo, la luz de su ejemplo es mucho más fuerte. Gran corazón, gran amigo, un hombre de fe”, dijo el Pastor de Lima.

El Cardenal Cipriani señaló que en ocasiones en las que un ser querido se nos va a la casa del Padre repentinamente, nos cuestionamos el porqué.

“Hoy le decimos a Jesús en esa protesta amistosa ¿por qué? Es una relación que nosotros que somos humanos limitados le hacemos al Dios de bondad y sabiduría para que nos ayude, nos de paz en nuestra alma y nos muestre que sus caminos, son caminos de amor”, comentó.

“Hermanos hoy el periodismo de manera especial siente este golpe, yo me animo a decirles, prolonguen en sus vidas, en sus trabajos, algo de lo que este muchacho nos ha enseñado a todos”, expresó el Cardenal Cipriani.

“Dios sabe más”

Un conmovido Cardenal imploró a la Virgen María para que consuele a la madre de Álvaro Ugaz, y a sus seres queridos.

“Que la Virgen María consuele a su mamá, a todos sus seres queridos, y nos ayude a encender la luz de la fe. Dios sabe más, es un Padre amoroso y a ese amigo nuestro recordémoslo como él lo desea: con una oración, un ejemplo, de esa manera veremos cómo con la misma sonrisa, con la misma alegría nos estará agradeciendo”.
   
 

Sala de Prensa
Jr. Chancay Nº 282. Lima 1 Tlf. 203-7736
prensa@arzobispadodelima.org

   
 

[Notas del Arzobispado de Lima] [Homilías del Cardenal Cipriani]
[El Santo Padre] [Archivo Arzobispal] [Notas sobre el Legado Riva Agüero]