Lima, 30 de marzo de 2009

 
   
 

Dedicación de Iglesia San Pablo de la Cruz

El domingo 29 de marzo, V domingo de Cuaresma, el Cardenal Juan Luis Cipriani presidió la dedicación de la Iglesia San Pablo de la Cruz en una Santa Misa que congregó a obispos, sacerdotes, comunidades religiosas y a centenares de fieles en la Urbanización Santa Patricia, en el distrito de La Molina, en la capital peruana.

La ceremonia se inició con la entrega de los planos de la construcción de la Iglesia como símbolo de que la Iglesia está al servicio de los fieles. Posteriormente, se dio la aspersión del agua bendita a todos los asistentes reunidos en la Iglesia como signo de penitencia y en recuerdo del sacramento del bautismo.

Durante el desarrollo de la homilía, el Cardenal Juan Luis Cipriani señaló que la presencia de Cristo en la Cruz es la luz del mundo, que da respuestas a muchas preguntas y sufrimientos humanamente incomprensibles.

“Solo de esa manera tendré ojos para descubrir la presencia de Cristo en mis hermanos, en mi vida, y en mi trabajo. Solo así encontraré en la confesión un lugar en donde limpio el alma y renuevo mi corazón. En esta casa (la Iglesia) encontraré paz, perdón y alegría. Momentos de oración íntima ante la capilla del Santísimo. Son tantas cosas que estoy seguro que el barrio va a adquirir un nuevo brillo con la grandeza de Dios”, manifestó.

El Arzobispo de Lima agradeció el esfuerzo que hizo la comunidad de San Pablo de la Cruz, liderados por el Padre Segundo López, Párroco, en remodelar la Iglesia parroquial. 

“He seguido de cerca el trabajo que vienen haciendo y les puedo decir que la alegría más grande de hoy es que Dios sabrá pagar con mucha generosidad, su bendición y amistad. Gracias a todos los que han trabajado para lograr esta Iglesia”, mencionó.

“En estos tiempos, más que nunca tenemos que dedicar un espacio en nuestra vidas para el silencio, la oración y la presencia del misterio. Si nos diéramos cuenta de lo que es realmente la Eucaristía, cambiaríamos. Me da pena como Pastor ver que miles de almas no saben qué hacer, cómo recuperar a la juventud. Se nos vende el dinero, el poder como si fuera el único fin de la vida, ¡no!, es Cristo, encuéntrate con él, trátalo, hazte su amigo”, exhortó el Pastor de Lima.

Finalmente, el Cardenal Cipriani felicitó al Padre Segundo y a sus colaboradores quienes han trabajado intensamente en la remodelación de la Iglesia San Pablo de la Cruz. “Que Dios se lo pague, los bendiga y que haga de esta comunidad parroquial una familia maravillosa”, culminó.

Concluida la homilía, se llevó a cabo la colocación de las reliquias de los santos en el ara del altar, como signo de la comunión de todos los santos. Luego, se realizó la crismación del altar simbolizando a Jesucristo como piedra angular de la Iglesia; así como la incensación del altar y de la Iglesia para significar el sacrificio de Cristo y expresar que por esta dedicación, la Iglesia llega a ser casa de oración.

Concelebraron con el Cardenal Juan Luis Cipriani, los dos nuevos obispos Auxiliares de la Arquidiócesis de Lima, Mons. Guillermo Abanto y Mons. Raúl Chau; el Padre Segundo López, Párroco de San Pablo de la Cruz, y el Padre Roberto Higinio, Vicario Parroquial; así como sacerdotes amigos de la Parroquia San Pablo de la Cruz.

   
 

Sala de Prensa
Jr. Chancay Nº 282. Lima 1 Tlf. 203-7736
prensa@arzobispadodelima.org

   
 

[Notas del Arzobispado de Lima] [Homilías del Cardenal Cipriani]
[El Santo Padre] [Archivo Arzobispal] [Notas sobre el Legado Riva Agüero]