Lima, 14 de noviembre de 2009

 
   
 

Confirmaciones en Santísima Cruz de Barranco

El Cardenal Juan Luis Cipriani administró el sacramento de la confirmación a más de setenta jóvenes y adultos de la parroquia Santísima Cruz de Barranco, en una Santa Misa celebrada el último viernes 13 de noviembre.

El Arzobispo de Lima exhortó a los confirmandos a buscar su libertad y alejarse del pecado.

“El destino que Dios nos ha puesto en la tierra es luchar por amor hasta el último instante. Luchar porque el proyecto que Dios tiene para cada uno de nosotros sea conquistar tu libertad, tu verdad, tu felicidad y tu amor todos los días”, señaló durante su homilía.

“El gran enemigo del hombre es el demonio, que existe, actúa, y trata de apoderarse de tu libertad, para que no puedas proponerte estudiar bien, amar a tus padres, enamorarte de una chica sanamente, asistir a la misa dominical. El demonio pretende quitarte ese deseo de ser una buena persona, y empieza a ofrecerte tentaciones. El pecado te hace inhumano”, prosiguió.

En ese sentido, invitó a todos los fieles congregados en la Eucaristía, a ser cristianos ejemplares, coherentes con la fe que profesan. Porque del buen ejemplo de un católico depende acercar a otras personas a Dios.

“Les pido vivir como gente que ama a Dios, que cree en Jesucristo, en la Iglesia Católica, que lucha por superarse del pecado, que no tiene temor de profesar su fe. Dios tiene un proyecto para cada uno, muy bonito. Te animo a que no sea solo hoy, sino que a partir de hoy tengas momentos en que te encuentres contigo mismo”, mencionó.

Finalmente, animó a todos a buscar la santidad en el testimonio de aquellos hombres santos como San Juan María Vianney, el Santo Cura de Ars, patrono del Año Sacerdotal.

“Y tú, ¿no puedes ser un Juan Pablo II, una Santa Rosa de Lima, una Madre Teresa de Calcuta?, ¿no puedes ser un hombre, una mujer que con su vida de cada día hace una poesía, una sinfonía? Estamos en una guerra contra el pecado que está en mi alma, y en esa guerra tienes un gran amigo en el Espíritu Santo. Esta Iglesia se llama de la Santísima Cruz, no le tengas miedo a esa cruz, contempla en esa muerte de Cristo, morir a todo lo que es pecado, no porque él lo tuviera, sino para darnos buen ejemplo”, culminó.

Concelebraron con el Arzobispo de Lima; el Padre Jaime Calvo, párroco de la Santísima Cruz, y el Padre Carlos Carrillo, vicario Parroquial.
   
 

Sala de Prensa
Jr. Chancay Nº 282. Lima 1 Tlf. 203-7736
prensa@arzobispadodelima.org

   
 

[Notas del Arzobispado de Lima] [Homilías del Cardenal Cipriani]
[El Santo Padre] [Archivo Arzobispal] [Notas sobre el Legado Riva Agüero]