Lima, 19 de noviembre de 2009

 
   
 

El Papa a las Universidades católicas: salvad la brecha entre fe y cultura

Las Universidades Católicas tienen ante sí la urgencia de “superar la brecha existente entre la fe y la cultura”, para “un mayor compromiso de evangelización” del mundo actual.

Así lo afirmó hoy el Papa Benedicto XVI, al recibir, en el Aula Pablo VI, a los participantes en la 23ª Asamblea General de la Federación Internacional de Universidades Católicas (FUIC).

Esta asamblea, apuntó el Papa, coincide con dos aniversarios: el 30º de la Constitución apostólica de Juan Pablo II Sapientia christiana, y el 60º del reconocimiento eclesiástico de la propia FUIC, que había sido fundada a nivel civil en 1924.

Benedicto XVI subrayó la actualidad de Sapientia christiana, aún ahora, pues “en la sociedad de hoy, donde el conocimiento es cada vez más especializado y sectorial, pero que está cada vez más marcada por el relativismo, resulta aún más necesario abrirse a la sabiduría que viene del Evangelio”.

“En una cultura que manifiesta una falta de sabiduría, de reflexión, de pensamiento capaz de operar una síntesis orientativa, las Universidades católicas, fieles a su propia identidad”, están llamadas a promover una “nueva síntesis humanística”, un saber que sea "sabiduría capaz de orientar al hombre a la luz de sus primeros principios y de sus fines últimos, ¡un saber iluminado por la fe”, añadió el pontífice.

Los profesores y responsables de las Universidades católicas y facultades de la Iglesia deben estar “firmemente convencidos de que la Revelación cristiana es una fuerza transformadora, destinada a permear las formas de pensar, los criterios de juicio, las normas de actuación”.

Por tanto, el Papa apremió a que la Revelación constituya “el punto central de la enseñanza y de la investigación, además del horizonte que ilumina la naturaleza y las finalidades de toda Facultad eclesiástica”.

Las ciencias sagradas, afirmó, deben por un lado “alcanzar, con la investigación teológica, un conocimiento más profundo de la verdad revelada”, y por otro “mantener contactos con los demás campos del saber para un diálogo fructífero, sobre todo con el fin de ofrecer una preciosa contribución a la misión que la Iglesia está llamada a llevar a cabo en el mundo”.

“El hombre, de hecho, es incapaz de comprenderse plenamente a sí mismo y al mundo sin Jesucristo: sólo Él ilumina su verdadera dignidad, su vocación, su destino último y abre el corazón a una esperanza sólida y duradera”.

En este sentido, el Papa explicó que las Universidades son “insustituibles” en la misión evangelizadora de la Iglesia, y que su fin es el de “saber para servir”.

“Es importante para todos, docentes y estudiantes, no perder nunca de vista el fin que se persigue, el de ser instrumento del anuncio evangélico”, subrayó.
Al mismo tiempo, concluyó, “es importante recordar que el estudio de las ciencias sagradas no debe separarse nunca de la oración, de la unión con Dios, de la contemplación”.

“De lo contrario las reflexiones sobre los misterios divinos corren el riesgo de convertirse en un vano ejercicio intelectual”.

[Por Inma Álvarez]

Extraído del servicio informativo de www.ZENIT.org del jueves 19 de noviembre de 2009.

   
 

Sala de Prensa
Jr. Chancay Nº 282. Lima 1 Tlf. 203-7736
prensa@arzobispadodelima.org

   
 

[Notas del Arzobispado de Lima] [Homilías del Cardenal Cipriani]
[El Santo Padre] [Archivo Arzobispal] [Notas sobre el Legado Riva Agüero]