Lima, 22 de noviembre de 2009

 
   
 

“Procuremos ser amigos de Dios”

Cerca de 140 jóvenes recibieron el Sacramento de la Confirmación de manos del Cardenal Juan Luis Luis Cipriani, en la Iglesia “Virgen de la Familia”, perteneciente a la Parroquia San Pedro de Chorrillos, el sábado 21 de noviembre.

El Pastor de Lima al dirigirse a los jóvenes señaló que si no hay cruz, dolor y sacrificio; no hay alegría, ni Espíritu Santo.

“La vida feliz, es la vida obedeciendo a Dios”, expresó.

Indicó que nuestro Dios es alegre, buen amigo, no traiciona nunca y es un gran compañero de la vida.

El Cardenal Juan Luis Cipriani propuso a los jóvenes apreciar mucho la verdad. “No admitas la mentira en tu vida y en tu conversación. Sé siempre sincero y transparente”, añadió.

Asimismo, los invitó a apreciar la amistad verdadera y sana, esos momentos diarios de encuentro con Jesús, para saber que quiere de cada uno de nosotros y obedecerle.

El Pastor de Lima manifestó que son tiempos para luchar, para estar feliz y para ser muy sinceros.

“Los amigos de Dios no somos tantos. Por eso, procuremos ser amigos de Dios”, invocó.

El Arzobispo de Lima exhortó a todos los fieles a tener fe y a rezar a Jesús y a la Virgen María cuando tengamos dificultades.

“No dejemos que los mentirosos y sinvergüenzas tengan éxito, aún cuando tengan poder y aparezcan en todos los medios de comunicación”, añadió.

“Nosotros aunque no aparezcamos en la televisión, no tengamos dinero y no nos aplaudan, nadie nos compra nuestra honradez, bondad, dignidad de persona y nuestros deseos de superación, porque estamos con el Espíritu Santo que nos protege”, concluyó el Cardenal Cipriani.

Concelebró la Santa Misa, el padre José Taminez Torres OFM., párroco de “San Pedro” de Chorrillos.

La Iglesia “Virgen de la Familia” se encuentra ubicada en la zona de La Campiña, Chorrillos.
   
 

Sala de Prensa
Jr. Chancay Nº 282. Lima 1 Tlf. 203-7736
prensa@arzobispadodelima.org

   
 

[Notas del Arzobispado de Lima] [Homilías del Cardenal Cipriani]
[El Santo Padre] [Archivo Arzobispal] [Notas sobre el Legado Riva Agüero]