Lima, 16 de octubre de 2009

 
   
 

Misa por centenario de presencia de Hermanos maristas en el Perú

El Cardenal Juan Luis Cipriani presidió una Misa de Acción de Gracias por el centenario de la llegada de los Hermanos Maristas al Perú, en el Coliseo del colegio San Luis de Barranco, el viernes 16 de octubre. Allí animó a los jóvenes a ser valientes y a no tener miedo a la verdad.

El Arzobispo de Lima manifestó que en el campo del progreso siempre se va hacia adelante, mejorando y acumulando; pero, en el campo moral, virtudes como la honradez, la sinceridad y la justicia, no siempre se heredan.

“Nuestra libertad siempre es nueva y si queremos ser honestos, correctos, buenos profesionales y ejemplares padres de familia, dependerá de cada uno de nosotros porque esto no se hereda”, expresó.

El Cardenal Cipriani comentó que años atrás se buscaba entre todos los miembros de una sociedad cuidar algunos valores, principios y normas de conducta. Pero, en estos tiempos, “¿Debemos sumarnos a todos los caprichos que están en el ambiente?”, preguntó.

“Que porque hay muchos abortos, vamos a decir que son buenos; que porque hay muchos drogadictos, vamos a decirle “adelante” a la droga; que porque hay muchos secuestros, vamos a premiar al mejor secuestro; que porque hay muchos ladrones, vamos a premiar al que roba más”, se cuestionó el Pastor de Lima.

“No conocemos que la verdad sean simples momentos de consenso”, expresó.

“Hay algunos principios que nos toca cuidar y transmitir; y, para lograr esto no es necesario ser uno el ejemplo. (..) El que uno se reconozca débil y con mil dificultades no es un motivo para no guardar los valores, ni tampoco debemos caer en ese facilismo de decir: “Si todos los hacen, ¿porque no lo hago yo?”, añadió.

Por otro lado, el Pastor de Lima pidió a San Marcelino Champagnat, fundador de los Hermanos Maristas, en este año jubilar, que envíe muchas vocaciones sacerdotales.

También expresó su reconocimiento a la familia Marista por el primer centenario de su presencia en el Perú.

“Este carisma de la enseñanza de los Hermanos Maristas ha hecho un gran bien y está en manos de todos el volver a tener esa juventud, comunidades y esos espacios para el deporte y el estudio”, dijo.

Concelebró junto al Cardenal Juan Luis Cipriani; el Presbítero César Núñez, capellán del colegio San Luis Hermanos Maristas. La Misa de Acción de Gracias contó con la presencia de Hermanos Maristas, exalumnos, profesores y alumnos maristas.
   
 

Sala de Prensa
Jr. Chancay Nº 282. Lima 1 Tlf. 203-7736
prensa@arzobispadodelima.org

   
 

[Notas del Arzobispado de Lima] [Homilías del Cardenal Cipriani]
[El Santo Padre] [Archivo Arzobispal] [Notas sobre el Legado Riva Agüero]