Lima, 18 de octubre de 2009

 
   
 

Mons. Chau: “Jesús muere pidiendo para todos el perdón de Dios”

“Jesús nos muestra el camino verdadero de la reconciliación y de la paz. Él muere, para resucitar; para enseñarnos el camino de la vida, el camino que conduce hacia el Padre. Sin acogernos al perdón de Dios y sin perdonarnos mutuamente, no seremos capaces de construir un mundo de justicia, de paz y un Perú reconciliado”, expresó Monseñor Raúl Chau.

El Obispo Auxiliar de Lima presidió la Santa Misa Solemne que se llevó a cabo antes del inicio del tercer recorrido procesional de la Venerada Imagen del Señor de los Milagros, el domingo 18 de octubre a las 6:30 de la mañana en los exteriores del Santuario de las Nazarenas.

“La vida sin Jesucristo es triste y oscura. (..) Sin Jesucristo no somos nada. Para uno que cree, Jesús, el Señor de los Milagros, lo es todo. Hoy renovamos nuestra fe ante esta bendita imagen del Cristo sufriente. Hoy renovamos nuestro compromiso de seguir proclamando sin desanimarnos, pues prescindir de Dios, actuar como si Dios no existiera o relegar la fe al ámbito privado, oscurece la verdad del hombre”, dijo.

“La única forma de acabar con el dolor en el mundo es el perdón”

“Jesucristo sabe que la única forma de acabar con el dolor en el mundo es el perdón. La victoria del bien sobre el mal. La respuesta del amor y la compasión frente a las heridas del odio y la maldad”, señaló.

“Jesús es el único que está en la verdad, el único inocente, el único que puede enseñarnos el verdadero camino de la verdad, de la felicidad y de la salvación”, añadió.

Una conversión durante todo el año

Monseñor Chau pidió a los miles de fieles que se congregaron en la Eucaristía dominical, que la devoción al Señor de los Milagros no sólo sea en el tiempo que dura el mes morado; si no que se quede durante todo el año a través de una auténtica conversión personal.

“Que hoy, ante la Venerada Imagen del Señor, le digamos, ¡Señor, ayúdame a cambiar de una vez por todas!; ¡Ayúdame a vencer esa manera difícil de ser mía!; ¡Ayúdame a perdonar a quienes me han ofendido! Pero, ese perdón como el que tú sabes; el perdón que brota de lo más íntimo del corazón; de lo contrario, si no olvidamos aquel mal, entonces nunca hemos perdonado de verdad”, expresó.

Concelebraron con el Obispo Auxiliar de Lima; Monseñor Salvador Piñeiro, obispo Castrense; Mons. Pedro Hidalgo, Director Espiritual de la Hermandad del Señor de los Milagros y sacerdotes de la Arquidiócesis de Lima.

La multitudinaria Eucaristía se llevó a cabo en la esquina formada por la avenida Tacna y el Jirón Huancavelica; al término de la cual se dio inicio al tradicional tercer recorrido procesional del Señor de los Milagros.
   
 

Sala de Prensa
Jr. Chancay Nº 282. Lima 1 Tlf. 203-7736
prensa@arzobispadodelima.org

   
 

[Notas del Arzobispado de Lima] [Homilías del Cardenal Cipriani]
[El Santo Padre] [Archivo Arzobispal] [Notas sobre el Legado Riva Agüero]