Lima, 19 de octubre de 2009

 
   
 

Mons. Tomasi: “No tengamos miedo a ser coherentes y fieles defensores de la vida”

“Toda vida es sagrada; y, no solo lo es porque produce o tiene algo, sino porque es el primer derecho que Dios nos da, y por eso, debemos defenderla”, afirmó Monseñor Adriano Tomasi Travaglia, ofm.

El Obispo Auxiliar de Lima presidió la Santa Misa Solemne el lunes de 19 octubre a las 6:30 de la mañana en el Santuario del Carmen del Cercado, antes del inicio del cuarto recorrido procesional de la Venerada Imagen del Señor de los Milagros.

En su homilía, Monseñor Tomasi recordó que en la actualidad existe un peligro muy grande que se cierne sobre nuestro país. Las fuerzas del mal, los imitadores de Herodes y Hitler, quieren hacer legal el asesinato a través del aborto y así lo han logrado en muchos países hermanos y católicos.

“Nosotros, acogiendo la exhortación de nuestros pastores debemos pronunciarnos claramente. No podemos aceptar que intereses foráneos pongan en discusión la vida de los niños por nacer y de los ancianos”, expresó Monseñor Tomasi.

Exhortó a no tener miedo a ser coherentes y fieles defensores de la vida, porque cuando el Señor nos llame podremos decirle que también nosotros hemos querido ser defensores de aquella vida que solo Él nos da.

El Obispo Auxiliar de Lima suplicó al Cristo de Pachacamilla que nos ayude a no ser cobardes, a no tener miedo y a no dejarnos engañar, porque en esto el Señor nos ha dado ejemplo, para salvarnos a nosotros nos entregó su vida.

“¿Acaso nosotros no entregaríamos nuestra vida si es necesario, para que nuestros hermanos no sean objeto de asesinatos?”, se preguntó.

Monseñor Tomasi se sumó al ofrecimiento hecho días atrás por el Cardenal Juan Luis Cipriani de seguir el ejemplo de la Beata Madre Teresa de Calcuta (“No lo mates, dámelo a mi”) y buscar instituciones que junto con la Iglesia Católica, acompañen a esas madres para que no aborten y acojan a esas criaturas.

Desterrar la división en el país

También pidió al Señor de los Milagros que conceda al Perú que se mantenga unido en una convivencia fraternal; que desterremos todo lo que nos divide y nos hace tanto daño; y, que pasemos por encima de intereses egoístas.

Suplicó al Cristo Moreno, sobre todo -en este día- que pasa por las calles de la ciudad y visita los hospitales, que derrame su compasión y misericordia sobre tantas personas que le piden con fe por su salud.

“Levantemos nuestra mirada al Señor de los Milagros y nos concederá la salud, la paz del alma y la vida”, concluyó.

   
 

Sala de Prensa
Jr. Chancay Nº 282. Lima 1 Tlf. 203-7736
prensa@arzobispadodelima.org

   
 

[Notas del Arzobispado de Lima] [Homilías del Cardenal Cipriani]
[El Santo Padre] [Archivo Arzobispal] [Notas sobre el Legado Riva Agüero]