Lima, 25 de octubre de 2009

 
   
 

“La Iglesia extiende su brazo de amor a la vida”

“La Iglesia siempre y en todas las situaciones defiende la vida, empezando por la vida del recién concebido”, afirmó el Cardenal Juan Luis Cipriani en la Santa Misa que presidió en la Basílica Catedral de Lima, el 25 de octubre, en el XXX domingo del Tiempo Ordinario.

La celebración Eucarística contó con la participación de numerosos fieles de las parroquias de la Vicaría Episcopal IX, que comprende los distritos de Pachacamac (Manchay), Cieneguilla y La Molina, quienes llegaron en peregrinación a la Iglesia Primada con el fin de ganar la Indulgencia Plenaria con ocasión del Año Sacerdotal.

El Arzobispo de Lima señaló que no podemos ir contra la vida y  la Iglesia defiende que no se debe facilitar el aborto y menos engañar diciendo “para los ricos sí y para los pobres no”.

¡Mentira, no se debe matar ni a ricos, ni a pobres, y, menos a los pobres que son  humildes!, indicó. Comentó que da mucha pena que estén jugando diciendo que hay una discriminación.

“La Iglesia defiende a la gente que sabe menos y a los que los engañan dándoles gratis una pastilla para que muera ese comienzo de la vida”, dijo.

El Pastor de Lima manifestó que la realidad nos dice que es un riesgo y ese riesgo no se puede vender. “Si tu tuvieras una pastilla que te dice que a veces mata, pues que no la venda nadie, pero no vamos a jugar a la ruleta a ver si tengo suerte y a mi no me mata”, expresó.

“No es un planteamiento político, es el no matar llevado a una situación concreta”, afirmó el Cardenal Cipriani.

Indicó que la Iglesia de forma permanente extiende su brazo de amor a la vida, a la vida de los más pobres y más humildes.

El Arzobispo de Lima invocó a Dios que nos ayude para que la invitación que Cristo nos hace no se convierta en una burla o caricatura.

“Los medios de comunicación que sepan exponer el servicio de la vida. Cuando uno tiene inteligencia no basta las estadísticas, porque ninguna de estas puede decirnos que es bueno eliminar la vida”.

Al concluir, el Cardenal Cipriani pidió también a Santa María y San José, custodios del Niño Jesús, que custodien a nuestros niños y que con seriedad sepamos buscar lo mejor para nuestro país, especialmente, para los niños y a los más pobres, sin buscar eliminar a cada uno de ellos.

Concelebraron con el Cardenal Juan Luis Cipriani; el Párroco José Chuquillanqui y el Vicario Parroquial Padre Manuel Zegarra de la Parroquia “Espíritu Santo” de Manchay.
   
 

Sala de Prensa
Jr. Chancay Nº 282. Lima 1 Tlf. 203-7736
prensa@arzobispadodelima.org

   
 

[Notas del Arzobispado de Lima] [Homilías del Cardenal Cipriani]
[El Santo Padre] [Archivo Arzobispal] [Notas sobre el Legado Riva Agüero]