Lima, 28 de octubre de 2009

 
   
 

“La vida es sagrada desde el primer instante de la concepción”

“Únicamente donde se ve a Dios comienza realmente la vida. Solo cuando encontramos a Cristo en el Señor de los Milagros, cuando encontramos ahí a Dios, entonces conocemos lo que es la vida. No somos un producto casual, un producto que apareció en el mundo. ¡No! La vida es sagrada”, afirmó el Cardenal Juan Luis Cipriani Thorne en una multitudinaria misa celebrada en los exteriores del Santuario de las Nazarenas ante la venerada imagen del Señor de los Milagros el miércoles 28 de octubre.

“La vida es sagrada desde el primer instante de la concepción. La vida debe ser protegida, cuidada, promovida por el Estado ¡siempre! Porque la persona humana es el centro de toda la sociedad”, dijo el Arzobispo de Lima.

“Nuestro pueblo es noble, bueno, no se merece el que haya un riesgo, que la vida en ese vientre maravilloso de la madre, en lugar de encontrar el calor, la ternura, el cuidado, el amor, pueda esa criaturita tener temor. ¡Hermanos, escuchen a sus pastores! Defendemos la vida en nombre de Dios”, prosiguió.

“Defendemos la vida siguiendo todos los cambios científicos, todas las voces de la gente que sabe y la Iglesia siempre está atenta para cuidar la vida”, dijo.

Petición por los gobernantes y autoridades

“Por eso, como no decirle al Señor de los Milagros, protege a nuestros gobernantes. Ilumina a nuestros hermanos encargados de cuidar la Nación. Cada uno de nosotros es el fruto de un pensamiento de Dios ¡Cada uno! ¡Nadie ha venido de casualidad!¡Cada uno es sujeto de un amor de Dios”, expresó.

¡No tengan miedo!, Cristo quiere iluminar tu vida

El Arzobispo de Lima recordó al Papa Juan Pablo II, y que en febrero de 2010, se conmemorarán los 25 años de su primera visita al Perú.

“Ese hombre bueno, fiel que pasó por el mundo entero llevando a Cristo nos decía cuando inició su pontificado ¡No tengan miedo! ¡Abran de par en par las puertas a Cristo!¡Señor de los Milagros abrimos de par en par nuestra vida, nuestra familia, nuestros pensamientos! ¡No tengamos temor de afirmar nuestra fe, de creer en los mandamientos de la ley de Dios y los sacramentos de la Iglesia!”, expresó.

“Cristo no quiere quitarte nada bueno, Cristo solo quiere apartar de ti el dominio de la corrupción. Cristo quiere apartarnos de la arbitrariedad, del abuso. Pero, no quiere quitarte lo que pertenece a tu dignidad. Cristo quiere iluminar tu vida”.

“El Santo Padre Benedicto XVI nos recuerda –siguiendo a Juan Pablo II- que quien deja entrar a Cristo no pierde nada, nada de lo que hace la vida libre, bella. Con la amistad con el Señor de los Milagros se abren las puertas de la Vida”, indicó el Pastor de Lima.

Año sacerdotal y amor a la Eucaristía

El Arzobispo de Lima encomendó a todos los sacerdotes de manera muy particular, al cuidado del Señor de los Milagros con motivo del Año sacerdotal que vive la Iglesia católica, convocado por el Santo Padre Benedicto XVI.

“Les pido (a los sacerdotes) que celebren la Eucaristía con verdadero amor, que hagan de su vida una Eucaristía”, afirmó.

“Les pido a todos los fieles que intensifiquen el amor a la Eucaristía. Tengan fe en la presencia real de Jesús. En esa Hostia Santa está el cuerpo, la sangre, el alma y la divinidad de Cristo y eso nos obliga a recibirlo con respeto y con el alma limpia”, dijo el Cardenal Cipriani.

Una Iglesia más valiente y joven

“Al contemplarlos aquí y al contemplar este querido país puedo decirles que veo una iglesia más valiente, más libre, más joven. Una Iglesia que sigue predicando la doctrina de Cristo. Una Iglesia que tiene el gozo de este regalo del Señor de los Milagros, y por eso miramos con serenidad al pasado, sin miedo al futuro. No permitamos que confundan la doctrina de Cristo. El que quiera apartarse, que se aparte, pero que no se llamen católicos cuando no defienden la doctrina de la Iglesia”, señaló el Arzobispo de Lima.

La Santa Misa fue concelebrada por numerosos sacerdotes de la Arquidiócesis de Lima; los obispos auxiliares de Lima, Monseñor Raúl Chau; Monseñor Guillermo Abanto; el Nuncio Apostólico en el Perú, Monseñor Bruno Musarò; el Obispo Castrense, Monseñor Salvador Piñeiro y el Director Espiritual de la Hermandad del Señor de los Milagros, Monseñor Pedro Hidalgo.
   
 

Sala de Prensa
Jr. Chancay Nº 282. Lima 1 Tlf. 203-7736
prensa@arzobispadodelima.org

   
 

[Notas del Arzobispado de Lima] [Homilías del Cardenal Cipriani]
[El Santo Padre] [Archivo Arzobispal] [Notas sobre el Legado Riva Agüero]