Lima, 16 de setiembre de 2009

 
   
 

Benedicto XVI aconseja tener un padre espiritual

Todos, tanto sacerdotes como religiosos y laicos, y especialmente los jóvenes, deberían tener un padre espiritual que les ayude en su vida cristiana, considera el Papa Benedicto XVI.

“Siendo válido para todos la invitación a recurrir a los consejos de un buen padre espiritual, capaz de acompañar a cada uno en el profundo conocimiento de sí mismo, y conducirlo a la unión con el Señor, para que su existencia se conforme cada vez más al Evangelio”.

Así lo afirmó el Papa durante la audiencia general de este miércoles 16 de octubre, que dedicó a la figura de un santo escritor muy venerado por la Iglesia oriental, Simeón el Nuevo Teólogo.

Precisamente, tras explicar la vida y las enseñanzas de este santo monje oriental, el Papa destacó la gran importancia que tuvo para su vida su director espiritual, Simeón el Piadoso.

“En el camino de vida ascética propuesto y recorrido por él, la fuerte atención y concentración del monje sobre la experiencia interior confiere al Padre espiritual del monasterio una importancia esencial”.

Simeón “había encontrado un director espiritual, que le ayudó mucho y del que conservó una grandísima estima, tanto que le reservó, tras su muerte, una veneración también pública”.

El Papa insistió en la importancia de esta figura para la vida cristiana, también hoy.

“Para ir hacia el Señor necesitamos siempre una guía, un diálogo. No podemos hacerlo solamente con nuestras reflexiones. Y éste es también el sentido de la eclesialidad de nuestra fe, de encontrar esta guía”, advirtió.

Extraído de www.ZENIT.org servicio del miércoles 16 de septiembre de 2009.

   
 

Sala de Prensa
Jr. Chancay Nº 282. Lima 1 Tlf. 203-7736
prensa@arzobispadodelima.org

   
 

[Notas del Arzobispado de Lima] [Homilías del Cardenal Cipriani]
[El Santo Padre] [Archivo Arzobispal] [Notas sobre el Legado Riva Agüero]