Lima, 27 de setiembre de 2009

 
   
 

“Abramos un diálogo entre el progreso y la religión”

“Estamos en un gran desarrollo tecnológico y una verdadera crisis de valores espirituales. Este desequilibrio es el que está generando tantos problemas sociales, políticos, de paz y de entendimiento entre las naciones”, expresó el cardenal Juan Luis Cipriani durante la Santa Misa en la Basílica Catedral de Lima, en el Domingo XXVI del Tiempo Ordinario.

El Arzobispo de Lima manifestó que los cambios tan rápidos que vemos en la sociedad actual, si queremos que sean positivos hay que afirmar con más profundidad la verdad: el hombre fue creado a imagen y semejanza de Dios; Jesucristo, segunda persona de la Santísima Trinidad, se hizo hombre para que el hombre pudiera alcanzar a Dios y levantó la dignidad humana al nivel de la divinidad.

“Por tanto, el hombre es un ser creado a imagen y semejanza de Dios; y, todos los cambios científicos, políticos, económicos y técnicos tienen que seguir estando al servicio de ese centro de la creación, la persona humana”, afirmó el cardenal Cipriani.

Señaló que “la persona es el único ser que ama y es capaz de crear en ese amor un hogar, de llevar la enfermedad y el dolor con serenidad, de colaborar con Dios en la procreación de una nueva vida, de morir para vivir y vemos en esa cruz de Cristo la señal de la grandeza de la dignidad que tenemos, Jesús entrega su vida por amor”.

“¿Cómo va la formación en los colegios y en las universidades, esa formación integral en donde el centro de la persona es el espíritu y todas las tecnologías que se aprenden son simples herramientas al servicio de esa persona?, preguntó el Pastor de Lima.

“Cuando se cambia y se quiere que esa herramienta sea el fin, se destruye la persona; y, cuando la persona no quiere usar su inteligencia para descubrir nuevas tecnologías está haciendo traición a la grandeza que Dios le ha dotado”, dijo.

El cardenal Cipriani mencionó que en estos tiempos de cambios tecnológicos y de globalización; cuanto más cambios, más profundo debe ser el cimiento, más debe ser la cercanía a Cristo, verdadero Dios y verdadero hombre, y más respeto debe haber por la creación.

“Que los cambios sean una maravilla porque estarán al servicio de la solidaridad, del bienestar, de la felicidad y la unidad de todo el género humano, es una tarea pendiente”, afirmó el Arzobispo de Lima.

Al concluir, el Cardenal Cipriani pidió no tener miedo de abrir ese diálogo del desarrollo y el progreso con Dios, la fe y la religión.

La Santa Misa contó con la presencia de las principales autoridades académicas de la Universidad Tecnológica del Perú, como el presidente fundador Ing. Roger Amuruz Gallegos y el rector Dr. Enrique Bedoya Sánchez, con ocasión del XII aniversario de la Universidad Tecnológica del Perú (UTP).

Asimismo, estuvieron presentes en la Eucaristía un grupo de expositores del Congreso Internacional Universitario sobre Redes Sociales “Link, únete a la red”, organizado por el Arzobispado de Lima, que se llevó a cabo el último viernes 25 y sábado 26 de setiembre en la Universidad de Lima.

   
 

Sala de Prensa
Jr. Chancay Nº 282. Lima 1 Tlf. 203-7736
prensa@arzobispadodelima.org

   
 

[Notas del Arzobispado de Lima] [Homilías del Cardenal Cipriani]
[El Santo Padre] [Archivo Arzobispal] [Notas sobre el Legado Riva Agüero]