- Domingo, 20 de marzo de 2005 -

Cardenal Juan Luis Cipriani Thorne:
“El escenario de la Semana Santa
es tu vida en el mundo de hoy”

Queridos hermanos:

Empezamos hoy la Semana Santa con el Domingo de Ramos. La Semana Santa no es algo que pasó en Jerusalén, sino que tiene como escenario el mundo de hoy, tu vida.

El evangelio de este día nos relata la Pasión entera y nos recuerda que Cristo se sometió incluso a la muerte en la cruz para salvarnos. Nos señala que esta Semana Santa revive esa entrega.

Recuerdo a San Josemaría Escrivá, fundador del Opus Dei, cuando decía: si un amigo hubiera dado la vida por salvar la tuya, lo recordarías permanentemente, lo visitarías en el cementerio, rezarías por él, nadie te podría quitar de la memoria a ese gran amigo que entregó su vida por ti.

Hoy es Cristo quien entra a Jerusalén rodeado de una multitud, pero para morir. Es muy fuerte pensar que Dios Padre envía a Dios Hijo para que entregue su vida por ti. ¡Piénsalo!

¿Cuál es tu lugar en el escenario de la pasión?

En la pasión podemos encontrar muchos personajes. Yo te voy a dar un resumen breve de algunos de ellos. Escoge como cuál de ellos estás actuando porque en tu vida y en la mía se siguen repitiendo los mismos hechos, las mismas actitudes del día de la pasión de Cristo.

Primer personaje: Judas. Es el amigo, el discípulo. Ha estado en esas conversaciones entre los más amigos. Era uno de los doce, escogido por el mismo Jesús, pero lo traiciona. Entrega a Jesús y lo señala con un beso. ¿Se puede pensar en mayor traición?

También hoy –piénsalo con sinceridad- tu y yo podemos estar traicionando nuestra vida familiar, nuestro comportamiento social, el amor a Dios, la responsabilidad con los hijos, la justicia, la verdad. Piensa. También puedes estar como Judas, traicionando. ¡Qué feo que es el pecado del traidor!

Pedro es otro de los personajes. El primer Papa, un hombre impetuoso, vehemente, lleno de entusiasmo. ¿Qué pasa con Pedro? Cuando lo presiona una mujer sencilla, le da miedo y niega a Jesús. No lo traiciona, lo niega. ¿Cuántas veces en tu vida y en la mía nos hacemos los distraídos y no queremos decir: tengo fe, creo en Dios, la Iglesia Católica es así, la Eucaristía es de este modo, la confesión es muy buena?

Cuántas veces me da miedo confesar mi fe y como Pedro niego a Dios. A diferencia de Judas, se arrepiente, llora. Tiene esa hombría, reconoce su error y se convierte. Pero existe ese riesgo, el impetuoso, el que todo lo ofrece, pero cuando vienen los momentos difíciles le da miedo.

Encontramos a Caifás, el sumo sacerdote, el hombre que sabía de leyes y lo hacía todo bien. Él se rasga las vestiduras. Es el hipócrita. Condena a muerte a Jesús, acusándolo de blasfemar por ser llamado el Rey de los Judíos.

Aparece otro personaje, Pilatos. Ha quedado en la historia de la civilización la figura de Pilatos, se lava las manos. Simplemente es el cobarde. Tiene miedo a quedar mal ante la gente y al que dirán.

La pasión va al fondo de tu corazón

Hermanos la pasión va al fondo de tu corazón, para decirte: Sé como Dimas, el buen ladrón, otro personaje que está en la cruz junto a Jesús y le dice: Señor acuérdate de mí cuando estés en tu reino. Le pide perdón, reconoce su error.

También está el otro ladrón, quien con tono desafiante se dirige a Jesús: Si tu eres Dios, bájanos de aquí. Pese a que está muriendo sigue en la soberbia, no quiere arrepentirse.

Aparece además un amigo buenísimo, Simón de Sirene, un señor que pasa por allí y lo obligan a ayudar a Jesús a cargar la cruz.

Tal vez ese Jesús que es el personaje de la pasión en tu vida y en la mía, en nuestra sociedad, y hoy está esperando a ese hombre, a Simón; a esa mujer, Verónica. Alivia su sufrimiento con tu conducta, sé coherente. Vive la pasión en primera persona, escoge el personaje.

Si quieres ser Cristo, te encontrarás con María Santísima que te ayudará a llevar las dificultades con paciencia, con serenidad. Cuanto amor tiene Dios que entregó a su hijo para salvarnos.

Qué Dios bendiga tu hogar.

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

 
 

[Reseña histórica de la arquidiócesis]
[Peregrinación por las Iglesias de Lima]
[Advocaciones y santos peruanos]
[Mensajes del Santo Padre al Perú][Enlaces]