Clases de Derecho: En defensa de la Verdad

El Arzobispado de Lima pone a disposición de la opinión pública una serie de vídeos denominados “Clases de Derecho: en Defensa de la Verdad”, donde se explican detalladamente los puntos claves sobre el caso de la Pontificia Universidad Católica del Perú.

Clase 1: ¿Cómo se funda la PUCP? 


  


Clase 2: ¿Por qué la PUCP debe adecuar sus estatutos a la Ex Corde Ecclesiae?




Clase 3: ¿Cuál fue la última voluntad de Don José de la Riva Agüero y Osma?




Clase 4: ¿Qué significan los nombres “Pontificia” y “Católica”?




2 Responses to “Clases de Derecho: En defensa de la Verdad”

  1. DINA GLADYS dice:

    Estoy completamente convencida q la universidad fue creada como universidad católica, y sus autoridades deben acatar las ordenes del santo padre, mas aun por su denominacion de Pontificia católica, no hacerlo es ir contra la propia iglesia y es sumamente grave ir contra el santo padre, además se esta desinformando a la opinion publica cuando dicen q de por medio estan las propiedades y el aspecto económico, Dios bendice a sus instituciones católicas, y aqui nadie le esta quitando nada, solo se esta ordenando la institución católica, el espiritu santo de Dios ilumine a las autoridades de esta universidad y pueda continuar como fue gestada una Pontificia Universidad Católica.

  2. Pablo Núñez dice:

    La identidad católica que recibe la PUCP marca la grave autoridad y responsabilidad que recae sobre la institución de regirse conforme al documento “Ex Corde Ecclesiae” y conforme a la Autoridad Eclesial. La autonomía institucional que confiere la ANR marca las pautas sobre las cuales la PUCP puede libremente adherirse a la norma eclesial. Ambas realidades – la autonomía institucional y la ahesión a la Iglesia – no son opuestas, sinó que se articulan en busca de la verdad y del desarrollo humano integral. Lo mismo pasa con cualquier persona natural, que ejerciendo libre y responsablemente su ciudadanía, se adhiere mediante el bautizo a la Iglesia Católica respetando así sus preceptos y confirmándo su adhesión mediante el Sacramento de la Confirmación.

Deje su comentario

Powered by WordPress