Actividades

60 aniversario de la Parroquia San Ricardo

El Arzobispo de Lima y Primado del Perú, Mons. Carlos Castillo, presidió la misa por el aniversario 60 de la Parroquia San Ricardo en La Victoria. También concelebraron el párroco César Valdivia, el padre Ricardo Medrano y el padre Raúl Vera.

María de la Visitación

«El acto de visitar a María tiene un doble significado: primero expresa la alegría de la anunciación del ángel Gabriel, y también manifiesta su intención de ayudar a Isabel en el parto», comentó Monseñor Castillo durante la homilía.

Es por eso que a María de la Visitación se la conoce como la ‘Virgen del mandil’, porque «se pone el mandil para ayudar en el parto», y esta preciosa vocación nos hace ver que «para vivir el evangelio tenemos siempre una tarea misionera en el servicio».

«Todos podemos inspirarnos en el Señor, quien desde los orígenes de nuestra fe nos ayudó en este camino para ponernos al servicio de los más necesitados y anunciar el evangelio en estas circunstancias», añadió.

María lleva en su vientre la gran esperanza que todo Israel había esperado en su historia.

Por otro lado, el Arzobispo de Lima resaltó la decisión de María de elegir el camino de la montaña para visitar a Isabel, eligiendo el camino más difícil e inhóspito. Ella «vino por ese camino porque no temía y estaba llena de la fuerza de Dios para poder enfrentar las adversidades».

¡Dichosa tú, que has creído!

«¿Cuándo se ha visto que las mamás de los reyes visiten a una pobre mujer de avanzada edad que está en cinta?» – pregunta Monseñor Castillo – «Esto es muy importante porque estamos hablando de un tipo de reinado diferente, y de la madre de un rey diferente».

Isabel agradece a María, la felicita, y la llama dichosa porque ha aceptado en la fe, ha asumido esta misión y vocación, lo cual significa que «en todas las circunstancias humanas que vivimos estamos llamados a aceptar con alegría el anuncio del Señor, y María expresa que Dios se comunica con nosotros en circunstancias históricas concretas».

El Señor ha venido para llevarnos al reino, un reino que podemos anticipar amándonos y ayudándonos mutuamente.

La misma María que responde al ángel con preguntas y reflexiona antes de tomar una decisión, ahora expresa que «Dios es grande y su espíritu se alegra en él porque ha mirado la humillación de su esclava» es decir, «nuestro Dios no es indiferente al dolor humano, es un Dios que se fija en los más humildes y necesitados».

«Y por eso, cuando en la Iglesia hacemos cosas como esta parroquia que hoy cumple 60 años, las buenas acciones perduran, porque no se trabaja para ganar, se trabaja para que hayan generaciones de generaciones que vivan la fuerza del amor de Dios e irradien en la sociedad para ser una esperanza en el país», expresó el Arzobispo de Lima.

Finalmente, el párroco César Valdivia agradeció a todo el pueblo que viene acompañando en el desarrollo de las comunidades de la Parroquia San Ricardo: «Han pasado por aquí muchas personas que han puesto su esfuerzo, sudor y dedicación para que esto sea posible.  Agradecemos a todas las personas que nos acompañan y nos han acompañado durante estos 60 años».