homilías

Pentecostés: jóvenes reciben sacramento de Confirmación

En el marco de la celebración de Pentecostés, el Arzobispo de Lima, Mons. Carlos Castillo, confirmó a un grupo de jóvenes de ocho capillas pertenecientes a la Parroquia Nuestra Señora del Camino Santuario San Martín de Porres. Concelebraron el párroco Néstor Juipa Carrión, el padre fundador Felipe Fierro Badillo, y el padre Florencio Joaquín Jara.

Después de escuchar los testimonios de los jóvenes confirmandos, el Arzobispo de Lima inició su homilía señalando que el Señor «ha querido venir para dejar una huella imborrable: pudiendo bajar de la cruz, decide no hacerlo e inaugura una nueva manera de concebir a Dios, nos muestra que Dios es amor, nos acompaña, comprende, y suscita la capacidad de recapacitar».

Dios nos ha hecho inteligentes

También indicó que Señor envío el Espíritu a sus apóstoles para que libremente pudieran discernir, y «mediante el Espíritu tuvieran su propia opinión, su propia iluminación, y así caminar por la vida iluminados, ayudándonos unos a otros».

Es por eso que nuestra religión es viva, porque gracias al discernimiento que imprime el Espíritu, podemos enfrentar las dificultades más grandes que puedan haber:

«Dios nos ha hecho inteligentes y el Espíritu de Dios nos levanta. Hemos elegido el lema: ‘A ti te digo, levántate’ porque estamos para despertar al mundo y ayudar a que la gente pueda ser consciente de los problemas».

Dirigiéndose a los jóvenes confirmandos, Monseñor Castillo dijo que cuando una persona se confirma, «se confirma para afirmar en su propio ser que Dios es la vía única, y lo sigue escuchando, reflexionando, haciendo un discernimiento».

El corazón es el centro de las decisiones

Entre todos los dones del Espíritu Santo hay muchos que tienen que ver con el pensamiento (inteligencia, sabiduría, ciencia, entendimiento y consejo). «A veces nosotros ligamos al Espíritu Santo solo al corazón» – añade – «pero para los hebreos el corazón era lo que para nosotros es el cerebro. Por eso, podríamos decir que el corazón es el centro de las decisiones, el centro de los sentimientos inteligentes».

Finalmente dirigió un mensaje de aliento y ánimo a los jóvenes que van a recibir el sacramento de la Confirmación:

«Inventen con el Espíritu Santo que los acompaña un país donde nos comprendamos, podamos apreciarnos en la diversidad, podamos salir del estancamiento de la corrupción, acabar con el maltrato de la mujer. Inventemos una forma de respetar y amar a manos llenas, con hondura y así llenarnos de felicidad todos».

«Vivan una religión fecunda Que dios los bendiga y sean unas ‘confirmas’ felices, llenos de vida, llenos de esperanza y que quieran mucho a la gente», concluyó.