Actividades

El Dios de amor que no margina y va por la oveja perdida

«Dios espera nuestro regreso como aquel papá de la parábola del Hijo Pródigo que esperaba con muchas ansias su retorno», comentó Mons. Octavio Casaverde, Vicario General de la Arquidiócesis de Lima durante la homilía del XXIV por el Tiempo Ordinario.

La Basílica Catedral de Lima recibió la imagen de Nuestra Señora de la Esperanza. También se hicieron presentes autoridades del Colegio de Contadores públicos del Perú en el marco de su 59 aniversario.

Citando el Evangelio de Lucas (15, 1-32), Mons. Casaverde se refirió a la actitud soberbia, discriminadora y exclusivista de los fariseos que cuestionaban a Jesús por recibir a los pecadores y comer con ellos: “Indica la apertura de Jesús – explicó – esa actitud comprensiva del Señor» que nos corrige y enseña que «todos somos hermanos ante Dios, somos miembros de la familia humana».

Dios nos corrige y devuelve la dignidad

«Dios no margina a nadie, al contrario, él busca siempre al que comete errores y reconociendo esos errores trata de corregirse. Eso alegra a Dios, y eso es lo que quiere Dios para nosotros, que seamos felices», añadió.

«La parábola del hijo prodigo que hemos escuchado explica claramente por qué Dios se alegra tanto por un pecador que se convierte – reflexionó Mons. Casaverde. La actitud del padre que sale corriendo a llenar de besos a su hijo y «le devuelve su dignidad» nos ayuda a comprender que Jesús vino a «ordenar nuestra vida para buscar el camino que lleva a la felicidad, al bienestar»:

«Dios espera nuestro regreso como aquel papá de la parábola que esperaba con muchas ansias el retorno de su hijo… Jesús hasta en el medio de su sufrimiento y de su suplicio de la cruz, perdona a sus enemigos y pide perdón por ellos», indicó.

El amor entrañable de Dios que nos perdona

«Dios siempre acoge, celebra una fiesta así en el cielo. Por un pecador que se convierte hay alegría, Él nos ama con amor entrañable, por eso ha muerto por nosotros en la cruz, para salvarnos del pecado, de ese sufrimiento, de ese desorden que nos lleva siempre a un conflicto interior y exterior también»

Jesús sale a nuestro encuentro, nos acoge y nos comunica su fuerza, su luz y su amor, para poder orientar nuestra vida, gobernarla con la ayuda de Dios

Y dirigiéndose a las autoridades del Colegio de Contadores públicos del Perú, Mons. Casaverde encomendó una oración a «Nuestra Señora de la Esperanza para que ella interceda por sus proyectos, sus logros, que los fortalezca en medio de las dificultades que no faltan, en medio de las incomprensiones, las injusticias de las que ustedes son víctimas»

«Que este aniversario 59 sea ocasión para renovar su compromiso de ejercer su profesión siempre según el corazón de Dios, con espíritu de servicio. Renueven también en esta celebración su compromiso de fortalecer el colegio de contadores, trabajen siempre por su unión, por su fraternidad y el Señor estará siempre con ustedes», finalizó.